Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2008

NEWS

Imagen
De premios


El de Ciudad de Badajoz, con patrocinio y organización del Ayuntamiento y edición a cargo de Algaida, en cuyo veredicto intervine junto a Carmen Fernández Daza, Marta Rivera de la Cruz, Fernando Marías, Manuel Pecellín, Juan Eslava Galán y Miguel Ángel Matellanes que decidimos, por mayoría, otorgarlo a la novela LA ALTERNATIVA DEL ESCORPIÓN del alicantino Fernando Úbeda para el que, desde aquí, vaya mi felicitación ya que se trata de una novela excelente, de corte policial y ambiente victoriano, que esconde una historia de amor muy romántica. El libro estará en la calle el próximo año. ¡Larga vida literaria!

De periodistas

Mucho le honra a José Antonio Zarzalejos sus últimas declaraciones que demuestran que se puede ser conservador, íntegro y buen profesional y que las personas están por encima de los clichés ideológicos. El ex director de ABC acusa a Esperanza Aguirre de prácticas poco ortodoxas en su relación con los medios de comunicación y de presiones que forzaron su dest…

LA FIRMA INVITADA

Imagen
Conocí al escritor argentino Ernesto Mallo en una Semana Negra, como no podía ser menos. Le acababan de dar el premio Silverio Cañada por su primera novela negra, LA AGUJA EN EL PAJAR, publicada por editorial Planeta en Argentina y por Tropismos en España. Lo reencontré el año pasado en Gijón en donde presentaba su segunda novela, DELINCUENTE ARGENTINO. Compartimos charlas, copas, terrazas en el Don Manuel y hasta alguna exhibición de baile en el Cubanísimo. Ahí tienen un relato, para que lo disfruten, pero no dejen de leer su desternillante biografía que él mismo pergueña y que pueden encontrar en su página webb www.ernestomallo.com.ar/marcos.html. No tiene desperdicio. Las imágenes que ilustran el relato pertenecen a la película argentina LA SEÑAL.


TRABAJITO Ernesto Mallo


Estoy esperando. He venido a matar. En dos horas amanecerá. Estoy en mi auto. Bueno, mi auto. La calle está desierta. De los edificios comienzan a salir porteros con botas a lavar veredas. El mundo se desbarranca. Yo…

LA CIUDAD

Imagen
MI BADAJOZ PARTICULARapuntes alrededor de un paseo
La puerta de Palmas, entre dos torres almenadas de planta circular, oreada por la brisa del próximo Guadiana, ese río que aparece y desaparece pero que por tierras extremeñas es constante y es claro camino a la vecina Portugal, es una buena entrada a la ciudad bañada por esa luz blanca, atlántica, la misma, pese a la distancia del mar, que baña Lisboa, la ciudad blanca por excelencia. Por calles de suave pendiente, respirando ese aire limpio de la mañana, mis ojos se pierden, literalmente, en las fachadas de todas las casas, de las más modestas, de esas que tienen el encalado resquebrajado y plantas colgando de sus balcones, pero, aún así, captan esa luz especial del sol. Apenas nadie por las calles. Sólo un leve susurro del viento que limpia la atmósfera. Y, de vez en cuando, un aroma a comida de una cocinera madrugadora que escapa por alguna ventana abierta. Por una calle cualquiera, estrecha, mi vista tropieza con la delgada torre …

LA NOVELA

Imagen
EL MAL ABSOLUTOPreguntas: María José AlfonsoRespuestas: José Luis Muñoz
-¿Cómo surgió el enfoque del Holocausto que nos relatas?
-El tema del Holocausto, podemos decir, que me había seducido, literariamente, cuando tenía apenas 12 años y escribí una novela que se titulaba AUSCHWICZ. EL MAL ABSOLUTO vino determinada por un programa de la BBC que visioné y me impactó, más allá de todo lo que había visto y leído sobre los horrores del nazismo. En ese programa, que se filmó en el 50 aniversario de la liberación del campo de exterminio nazi por el Ejército Rojo, se confrontaban entrevistas de verdugos y víctimas. Quise escribir una novela muy próxima a esos hechos que la determinaron, por eso EL MAL ABSOLUTO tiene una estructura claramente periodística, y el hilo conductor es esa joven de la nueva Alemania, Eva Steiger, que descubre los horrores de la vieja Alemania al entrevistar a dos supervivientes del horror y comprobar, luego, que de ese horror, de sus implicaciones morales, no se salva…