Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2010

MIS LIBROS

Imagen
La Vanguardia
José Luis Muñoz gana el IV premio
Ciudad de Carmona de Novela Negra
'La Frontera Sur' ha sido , según el jurado, narra "la línea divisoria que separa dos mundos tan dispares pero tan próximos como Estados Unidos y México"
Sevilla (EFE).- El escritor José Luis Muñoz ha sido el ganador del IV Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona con su obra 'La Frontera Sur', que recibirá el galardón esta tarde en el ayuntamiento de esa localidad sevillana.
Según explica la editorial Almuzara en una nota, el jurado, compuesto por el escritor y guionista Fernando Marías, el novelista argentino Guillermo Orsi y el editor Javier Ortega, ha valorado para la concesión del galardón "la vívida y certera descripción de ambientes, así como la construcción de una sólida trama ambientada en la línea divisoria que separa dos mundos tan dispares pero tan próximos como Estados Unidos y México".
Así, han destacado que los protagonistas "se ven arrastr…

EL ARTÍCULO

Imagen
La Jornada Semanal, Ciudad de México, 26.10.2004

LO QUE BOGEY NO DIJO
Ricardo Bada


Encuentro en una revista holandesa un artículo que se titula Lo que Bogart no dijo, dedicado a frases de películas de Hollywood que se han hecho famosas y hasta proverbiales. La razón del título es bien clara, poniendo los puntos sobre las íes acerca de que Humphrey Bogart jamás dijo en Casablanca aquello de “Play it again, Sam!” que tan recalcitrantemente se le suele atribuir. Y que es tan inventado como la ambigua seudocita de Don Quijote, “Con la iglesia hemos topado, amigo Sancho”, una frase que Cervantes no escribió jamás. Tampoco Bogey dijo lo de “Play it again, Sam”, y si prestan atención a la escena en que Rick se dirige a Dooley Wilson, el pianista, para pedirle que toque de nuevo As time goes by, sus palabras textuales son las siguientes: “Play it!” a las cuales agrega: “La tocaste para ella, puedes tocarla para mí”.
En la misma Casablanca, por cierto, hay otra frase de Bogey (“Here’s looking at y…

LOS LIBROS

Imagen
EL TESTIMONIO DEL BECARIO
José Antonio Leal Canales
Editorial Algaida, 2010
336 páginas

No es un recién llegado a estas lides el excelente escritor cacereño José Antonio Leal Canales, autor con media docena de títulos publicados que, en esta novela, con la que ganó la ultima edición del Premio Ciudad de Badajoz, demuestra un perfecto dominio de la técnica narrativa y construye un thriller original que transcurre en el universo de la docencia literaria, campo que el autor conoce sobradamente por su dedicación a ella, y tiene como protagonista al escritor Pablo Romano, profesor de Escritura Creativa contratado por la universidad de Parada ─póngase aquí el nombre de cualquier ciudad de provincias ─, que es encarcelado por violación y asesinato de su alumna más brillante y se siente víctima de una conspiración de su eterno rival del claustro con el que permanentemente está enfrentado.
Con la envoltura de una novela negra, perfectamente armada, Leal Canales traspasa las fronteras del género y …

LOS REPORTAJES DE PLAYBOY

Imagen
Alguien tendría que explicar la necrófila fascinación que los humanos sentimos hacia personajes destacados que, drásticamente, hacen mutis del escenario del mundo. ¿Es acaso una forma de admiración a esa extrema rebeldía hacia la vida que es abrazar la muerte cuando biológicamente no toca? ¿Es una cuestión estética, ya que el finado trasmite una imagen de eterna juventud por negarse a envejecer? ¿0 es una suicida envidia de los que tienen una existencia aburrida y vulgar hacia todos aquellos que se permiten vivir sobre el filo del precipicio y no les importa dejarse caer?
Detrás de cada muerte parece haber una industria carroñera que compite para vender los despojos de sus víctimas. Y eso afecta por igual a los líderes políticos, a las estrellas del cine o a los mitos del rock and roll.

Pronunciemos dos nombres tan alejados y opuestos como JFK o Che Guevara y analicemos sus procesos de beatificación seglar. De JFK (1917-1963), querido y odiado a partes iguales en su país, podemos decir …

LA FIRMA INVITADA

Imagen
BAJO EL SÍNDROME DEL MADROÑO
JOSE LUIS BENITEZ

Recuerdo la primera vez que visité el museo del Prado. Era sobre mediados de los sesenta... del pasado siglo. !Je, je, ha llovido ya! Entonces no era necesario hacer cola, pero sí había que esperar a que se despejase la entrada de tanto oferente de lotería, pobre abuela pedigüeña y los reventa papeletas de graderías y tendidos.
-Pasa, pasa -me ofertó uno medio muletilla, echándose a un lado-. ¡Anda, aquí llegan tres jipis inglesas! A ver si ligo pá esta noche. No veas en la costa -guiñó, tascando un mondadientes.
-Son suecas -le dije.
-¿Suecas? ¿Y tú cómo lo sabes, muchacho?
-¿No has oído que han dicho `esto es el colmo´? -le contesté de chanza-. ¡Pues porque son de Estocolmo!-rematé muerto de risa.
En realidad, se trataba de tres lindas chavas argentinas.
Parecía un encontronazo prematuro, ya en la cuarta fase sciencefiction, con El Bosco: con su ventana abierta al más para allá.
Recuerdo que las salas estaban casi vacías, exceptuando los cuadros…

LAS PELÍCULAS

Imagen
La carretera
John Hillcoat


No es precisamente Cormac McCarthy un autor fácil de adaptar al cine. Su pesimismo ante el hombre, y su entorno, ya impactó por su crudeza y violencia en No es país para viejos, novela adaptada por los hemanos Coen y con la cual se alzaron con el Oscar. Ahora se adapta su novela ganadora del Pulitzer (2007), donde McCarthy nos sumerge en el dolor de una naturaleza desposeída de cualquier atisbo de humanidad , luz o color, y de la violencia que surge de este ambiente. En La carretera omite explicarnos que el mundo se está yendo a pique, el pesimismo de McCarthy va un paso más allá, al presentarnos un mundo post-apocalíptico, consumido por la ceniza que surge del fuego y la muerte.
McCarthy en su novela se recreaba en describirnos, con una prosa asfixiante pero tremendamente absorbente, el deambular de un padre y un hijo que se dirigen al sur, al sur del infierno terrenal, y precisamente, ese recorrido descriptivo, emocional y atmosférico es el que propone Hillc…

EL VIAJE

Imagen
¿UNA ARCADIA RURAL?
texto y fotos: José Luis Muñoz

El 80 por ciento de la población de Myanmar vive en el ámbito rural. Buena parte de ella en aldeas perdidas adonde no llega el agua corriente y a duras penas la luz cuya carestía padece todo el país con continuos cortes de suministro.
El viajero que se pierda por las tierras interiores de Myanmar realizará un viaje al pasado; al de sus padres o abuelos los más jóvenes. El agro no está mecanizado ni parece que vaya a estarlo alguna vez. La penuria del trabajo de los campesinos de Myanmar, su bucólico primitivismo, redunda en encanto para el visitante que experimenta sentimientos antitéticos ante semejante precariedad de todo. Se pueden contar con los dedos de una mano el número de tractores. ¿El tractor de Myanmar? Las famélicas vacas blancas con giba que pacen o encuentra uno en procesión por las destartaladas carreteras del interior, dejadas en herencia por los ingleses y desde entonces no reparadas, o los musculosos búfalos de agua q…