Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

DIARIO DE UN ESCRITOR

Imagen
Granada, 11 de mayo de 2011
Este mes de mayo pasa tan rápido que no me entero. Con mis nuevos oficios como cartero y librero, además de chico de las mudanzas, no tengo tiempo para nada. O para casi nada. Veo Huracán Carter que, no sé por qué razón, no quise ver nunca y hoy me di cuenta de que me equivocaba. Si ayer vi un trozo de En el calor de la noche, hoy tocaba esa película de Norman Jewison, un director que no me gusta en exceso, quizá porque lo asocio a El violinista en el tejado, una película que detesto, a El caso Thomas Crown, una frivolidad espantosa, y a Hechizo de luna, una comedia romántica terrible con Cher, pero Huracán Carter, excepcionalmente, es una película notable, a ratos muy emotiva, y Denzel Washington borda su papel como boxeador condenado a cadena perpetúa por un crimen que no cometió. Ruby Carter tuvo un policía que le cogió ojeriza y ése le hundió para toda la vida. Si alguien se obsesiona por destruirte acaba consiguiéndolo. Hermosa la anécdota de ese niño n…

MI LIBRO

Imagen
Reseña publicada en la revista literaria NARRATIVAS. Fotos de Susana Villafañe, Anita Noire y José Luis Muñoz. MAREA DE SANGRE, de José Luis Muñoz Las primeras páginas de Marea de sangre, esa presentación trepidante y directa del hecho que va a desencadenar la trama subsiguiente (la muerte de una joven extranjera que acaba de caer por un balcón), es una buena muestra del tono narrativo que va a caracterizar el resto del libro. Marea de sangre es sin ninguna duda una novela negra, una historia dura y sucia de pasiones confusas, crímenes violentos, traiciones desesperadas y cinismo, mucho cinismo. Estamos por tanto ante una obra de género que no reniega de las convenciones que le son inherentes y que gracias a la brillantez y la pericia de su autor, el experimentado José Luis Muñoz, ofrece al mismo tiempo una profunda y afilada mirada sobre la condición humana y, por tanto, sobre nuestras miserias cotidianas. Hay varios aspectos que, más allá de la propia trama argumental que no convie…