Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

DIARIO DE UN ESCRITOR

Arán, 5 de enero de 2013
También me pierdo. Puede que todos y cada uno de los acontecimientos de este 2013 lleven en sí una carga simbólica. Comí rápido (una sopa algo insulsa que iré mejorando con el añadido de nuevos alimentos), tomé el coche y pisé la carretera. Poco antes de la frontera zigzagueé por una pista asfaltada. Era estrecha. Pero no me crucé con ningún coche. Tenía los bordes helados, blancos, como la hierba que crecía alrededor del río, porque el sol no entra en invierno en el fondo de ese valle, pero no patiné. Conducía con una cierta tensión debido a mi pánico al hielo y al recuerdo de malas experiencias el año pasado. No sabía adónde iba, exactamente, mientras me internaba por aquel valle sombrío, dejaba atrás una cascada que salpicaba de agua la carretera y seguía el curso de un río al que me asomaba a veces por la derecha y a veces por la izquierda. Dejé el coche aparcado a la entrada de una pista forestal, de tierra congelada. Descendí con cuidado de no resbalar, t…

DIARIO DE UN ESCRITOR

Arán, 4 de enero de 2013
De cuando en cuando tomo caminos que no sé adónde me llevan. Es algo que hago con cierta frecuencia. A veces me topo con callejones sin salida, carreteras cortadas o senderos que mueren abruptamente ante una pared de roca. Hoy, por la tarde, después de comer, crucé el río por el puente y me detuve ante el número 1 de una calle que nunca había visto hasta aquel momento. Con las calles, como con los libros, como con las películas, como con los paisajes, uno siempre descubre cosas nuevas. Me acerqué porque la casa número 1, al lado de una pequeña central eléctrica que es de un particular (y que creo que es el que me suministra la luz de la casa), al borde de un canal de agua que es el que mueve el pequeño generador, estaba cerrada y parecía abandonada a pesar de estar dentro del pueblo, al otro lado del río, al otro lado del puente. El número 1 de una calle que no sé cómo se llama. Pero lo que me llamó la atención, más allá del estado ruinoso de la vivienda y de s…