martes, 16 de septiembre de 2014

SOCIEDAD

EL CORAZÓN DE LAS TINIEBLAS


             Creo que fue en 1963 cuando leí El corazón de las tinieblas, una de las obras más importantes de la literatura universal, y de las más oscuras, que se publicó en 1902, no bien despuntaba el siglo. Era menos que adolescente cuando me enfrenté a ese libro,  pero la novela  medio autobiográfica de Joseph Conrad me atrapó tanto como me inquietó. Ése quizá fue uno de los textos que, por aquella época, leí a destiempo y que quizá debiera releer si no tuviera, todavía, tantísimos libros que me esperan en los anaqueles de mis librerías. Leía por entonces a Robert Louis Stevenson y Jack London, que fueron determinantes en mi vocación literaria, y en mis viajes, pero el polaco era mucho más complejo que el británico y el estadounidense. Muchos años más tarde, en 1980, la versión que hizo Francis Ford Coppola, trasladando la novela de Joseph Conrad del Congo a Vietnam en Apocalypse Now, una de las mejores películas bélicas jamás filmadas, volvió a recordarme la existencia de la novela y me acercó de nuevo al horror humano, al mal tan presente en la humanidad a lo largo de su historia, intrínseco en casi todos nosotros. En el libro Kurtz, el megalómano en que se ha convertido el dueño de la explotación de marfil, muere de enfermedad cuando Marlow, el marinero que asciende el río Congo en su búsqueda, lo intenta sacar de esa selva africana en la que ha enloquecido; en la película  el coronel Kurtzun memorable Marlon Brando cuyo papel se construye desde su no presencia, uno de los muchos aciertos del film, se ha convertido en un problema para sus superiores, que consideran que ha traspasado todos los límites con su reinado en la selva de Camboya, y es ejecutado por el capitán Benjamín L. Willard que sube el Mekong en su búsquedasin duda el mejor papel que tuvo  en su manos Martin Sheen, y en ambas ese megalómano personaje muere pronunciando unas palabras enigmáticas: ¡El horror, el horror! El que causa él, y el hombre, por extensión.

LITERATURA

Alicia Estopiñá y Emilio González Bou, el tándem que ganó el Premio Serret de Literatura Rural

LITERATURA

NUEVA EDITORIAL Y NUEVA COLECCIÓN: PAN DE LETRAS Y PAN NEGRO

           2014 ha sido trágico para el mundo editorial: en julio moría Josep Forment, editor de Alrevés, y días atrás era Jaume Vallcorba, el editor de Acantilado y Cuaderns Crema, el que nos dejaba. Pero al mismo tiempo nacía una nueva editorial, Pan de Letras, y un nuevo editor, Xavier Borrell, que va a pilotar la colección de novela negra Pan Negro en unos momentos ciertamente difíciles para el mundo editorial. Borrell, periodista cultural que tiene en antena los programas literarios Propera Parada Cultura de Radio Cornellá, también en web, del que es director, y Todos somos sospechosos de Radio 3 (RNE)
siga leyendo en EL COTIDIANO

SOCIEDAD

LA VOLUNTAD DE UN PUEBLO


Muy mal haría Mariano Rajoy y el gobierno central en desoír el clamor popular del pasado 11 S en Barcelona. Un millón ochocientos mil, un millón, o quinientos mil catalanes, según el conteo del medio y su adscripción ideológica, disciplinados y en perfecta formación, describieron una V espectacular con su senyera humana. No estaban todos los catalanes, en efecto, pero, de alguna forma, los que salieron a la calle y formaron a las 17:14 la gigantesca bandera de Cataluña en la Diagonal y en la Gran Vía lo hicieron por todos los que queremos votar en esa consulta soberanista en la que se han ido, desde mi punto de vista, demasiadas energías que deberían haberse ocupado de otros asuntos. De una forma (consulta no vinculante) o de otra (elecciones anticipadas plebiscitarias) las urnas saldrán a la calle el 9 de Noviembre y eso debe de ser asumido por el gobierno central. El movimiento pro consulta, en los actuales momentos, es ya imparable y torpedearlo sería un craso error. Activando el escándalo Jordi Pujol en fechas tan significativasla UDEF pisaba los talones a la familia desde hacía mucho tiempocreía el gobierno del PP torpedear el 11 S y se equivocó de plano. La deslealtad de uno de los máximos epígonos del nacionalismo catalán se lo ha llevado a él y a los suyos a la cloaca de la historia, pero no ha tenido influencia en la fiesta reivindicativa.

lunes, 8 de septiembre de 2014

La Tormenta en un Vaso: Te arrastrarás sobre tu vientre, José Luis Muñoz

La Tormenta en un Vaso: Te arrastrarás sobre tu vientre, José Luis Muñoz: El Humo del Escritor, Palma de Mallorca, 201. 456 pp. 19,50 € Pedro M. Domene José Luis Muñoz (Salamanca, 1951) escribe una crónica...

miércoles, 27 de agosto de 2014

LITERATURA

SOMBRAS DE LA NADA
Jon Arretxe



Es Jon Arretxe hombre orquesta donde los haya. Este doctor en Filología Vascapracticante, pues escribe sus libros en euskera, licenciado en Educación Física, viajero por África y cantante de ópera tiene en su haber una veintena de obras publicadas, unas cuantas  en el género de literatura de viajes 7 colores, Tubabu, El Sur de la Memoria y las demás cercanas al género negro como Shahmarán, La calle de los ángeles, Sueños de Tánger, 19 cámaras, 612 euros, las tres últimas pertenecientes a la saga del investigador burkinés Touré, mago, vidente, adivino, gigoló y hechicero, y también detective sui generis al que nadie paga, que desentraña casos criminales con métodos muy heterodoxos.

LITERATURA

MATARRAÑA NEGRA, UN EVENTO LITERARIO NEGROCRIMINAL QUE SE CONSOLIDA

El balance de la jornada literaria del pasado 23 de agosto en Valderrobres, el hermoso pueblo de la Matarraña turolense, en torno a Serret Libros e impulsado por Octavi Serret, librero amante de los libros donde los haya, y José Luis Muñoz, escritor, no ha podido ser más positivo en cuanto a la participación de escritores (finalmente fueron trece por la baja involuntaria de Cristina Fallarás), afluencia de lectores y libros vendidos dedicados por los autores presentes. Dos horas en la calle, en la avenida de la Hispanidad cortada al tráfico por cortesía del ayuntamiento, en la que conocidos creadores de intrigas policiales con muchos muertos en el papel a sus espaldas departieron amigablemente entre sí (en el colectivo negrocriminal no suele haber rencillas, la sangre queda en el papel) y lo hicieron con los lectores que se acercaron a interesarse por sus obras. 
siga leyendo en TARÁNTULA