Entradas

CINE / YO NO SOY MADAME BOVARY, DE XIAOGANG FENG

Imagen
YO NO SOY MADAME BOVARYXiaogang Feng
Anda el prestigio del cine chino cayendo en picado por una cierta falta de sustancia. De las dos Chinas, o de las tres: Continental, Hong Kong y Taiwan. Wong Kar Wai parece incapaz de superar Esperando amar y Zhang Yimou se encuentra muy cómodo en el cine acrobático cuya épica repite una y otra vez como mera fórmula. Mientras Zhang Yimou se olvida de su cine de raigambre social con pátina poética, Jia Zhangkee le toma el relevo con Un toque de violencia y el taiwanés Hao Tsiao Tsien enferma de esteticismo en La asesina. Pero la cinematografía china corre el peligro, si no ha caído ya en ello, de ser un producto industrial exportable. Sin más. Tan exportable que acabe haciendo sombra al made in Hollywood si Donald Trump lo consiente.
Esteticismo vacuo encontrará el espectador en Yo no soy Madame Bovary de Xiaogang Feng (Daxing, 1958), una de esas películas que uno agradece para hacer una cura de sueño. La película de Xiaogang Feng es, además de insopo…

CINE / FELICES SUEÑOS, DE MARCO BELLOCCHIO

Imagen
FELICES SUEÑOS Marco Bellocchio No siempre se cumple eso de que en la madurez los creadores dan lo mejor de sí mismos. No siempre cumplir años y acumular experiencias redunda en ir a mejor. Si la mejor película de Sidney Lumet, un director que a mí no me causaba especial entusiasmo a pesar de las notables Doce hombres sin piedad o Serpico, fue su última película Antes que el diablo sepa que has muerto, Jean Luc Godard se acabó para mi gusto a partir de Al final de la escapada porque su obra de madurez la encuentro sencillamente insoportable.
Todo esto para decir que poco queda del Marco Bellocchio de sus inicios en Felices sueños, un melodrama dulzón sobre el trauma de Massimo (Nicolo Cabrás / Dario del Pero / Valerio Mastandrea), que pierde a su madre (Barbara Ronchi), con la que tenía una relación afectiva muy especial, en circunstancias extrañas cuando tiene 8 años y ese hecho le marcará para siempre. Anclado en la nostalgia, Bellocchio intenta dar un repaso a la historia recie…

BLACK MOUNTAIN BOSSÓST

Imagen

CINE / EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓN, DE NATE PARKER

Imagen
EL NACIMIENTO DE UNA NACIÓNNate Parker
Decepción, que ya sospechaba, con este nuevo El nacimiento de una nación. Si David Wark Griffith, reconocido racista, realizó en 1915 una de las obras cumbres del cine mudo, el equivalente americano a El acorazado Potemkin de Serguei M. Eisenstein, Nate Parker (Norfolk, 1978), realizador negro cuya carrera hacia los Oscar se vio frenada por acusaciones de violación que perjudicaron seriamente el recorrido comercial de su superproducción, quiere enmendarle la plana con una maniquea El nacimiento de una nación para los de su raza con tintes revanchistas. No lo consigue y su mensaje es casi tan odioso como el del silente director apologeta del Ku Klux Klan.
Vista la serie Raíces, El color púrpura de Steven Spielberg, y, sobre todo, 12 años de esclavitud, que no era, precisamente, la mejor película de Steve McQueen, poco dice esta pretendida película épica sobre una revuelta de esclavos que ocupa los diez últimos minutos de sus largos 118 y de épica ti…

VIAJES / PARQUE NACIONAL KRKA

CINE / MIMOSAS, DE OLIVER LAXE

Imagen
MIMOSASOliver Laxe
Mimosas fue uno de los platos más exquisitos del último festival de Gijón, a pesar del título que echa para atrás. Su director, el gallego Oliver Laxe (París, 1982), tiene cuatro largos exóticos y muy personales en su haber, y esta película rodada en Marruecos, en los parajes del Atlas, es una coproducción en la que entra Qatar, Francia y España además del país anfitrión.
Mimosas, aunque sea ecléctica y no redondee el final, es una ejercicio cinematográfico notable, una película que hipnotiza a través de imágenes bellísimas y cargadas de misterio con dos planos narrativos que se entrecruzan, uno pretérito y otro ubicado en el presente. Un viaje iniciático de unos caravaneros por las montañas del Atlas, que, en un momento determinado, al morir el cheik, el jefe de la expedición, se convierte en un viaje funerario buscando dónde enterrarlo. La naturaleza es hostil (hay nieve, no hay caminos, se pierden, bordean un impetuoso río por una estrecha garganta), y también los…

LITERATURA / SOLES NEGROS, DE IGNACIO DEL VALLE

Imagen
SOLES NEGROSIgnacio del Valle
Sigue ofreciéndonos Ignacio del Valle (Oviedo, 1971) con su madurez narrativa habitual el retablo de nuestra posguerra y lo hace con sus personajes icónicos, el capitán Antonio Andrade, miembro de la Sección de Información del Alto Estado Mayor, y su inseparable Manolete. El autor de El arte de matar dragones (2003), El tiempo de los emperadores extraños (2006) y Los demonios de Berlín (2009), las novelas que preceden a  Soles negros, una tetralogía histórico policial, sitúa a sus personajes en los años cincuenta, en el áspero paisaje extremeño, para dilucidar qué hay detrás del brutal asesinato de una niña sin nombre cuyo cadáver aparece en un descampado.
Con este punto de arranque brutal y que golpea  Ignacio del Valle traza un cuadro tenebroso de esa España negra sumida en la miseria económica y moral, con ese Auxilio Social —El capitán no había visto los primeros tiempos de aquel lugar, en el que cientos de niños habían sucumbido a la disentería y la t…