viernes, 22 de mayo de 2015

SOCIEDAD / REFLEXIONEMOS

REFLEXIONEMOS
Publicado en El Cotidiano
Reflexionemos, por favor. Reflexionemos sobre las declaraciones de Esperanza Aguirre acerca de que si gana Podemos se acaba la democracia, o España se convierte en un país bolivariano, que es algo que ella ni piensa ni cree pero dice para su electorado, porque se le supone inteligencia, y resulta paradójico que lo diga precisamente el día en que se aprueba la ley mordaza, un sucedáneo de ley franquista que nos atenaza, que esa sí que acaba con muchas de nuestras libertades y castiga con multas de 30.000 euros a los que se resistan a ser desahuciados de sus casas y 600.000 por manifestarse, entre otras lindezas, así es que quien recorta libertades, y muchas, es precisamente el partido que asusta con que las perderemos si votamos a determinada formación política. No, ya las hemos perdido con ustedes, Esperanza Aguirre.
Reflexionemos, por favor. Reflexionemos. Cuando doña Esperanza Aguirre le espetó en Telemadrid al candidato Antonio Carmona del PSOE que ganaba mucho dinero y era rico cuando ella ganaba exactamente tres veces más y cogía un enorme cabreo después porque se filtraba su declaración de renta que debería haber hecho pública porque aspira a gobernar una ciudad, y la sociedad exige transparencia absoluta a sus políticos y saber cómo se ganan la vida, y doña Esperanza Aguirre se la gana, pero que muy bien, cazando talentos en la empresa privada como lo hizo en la empresa pública. ¿A qué talento ha cazado para que le paguen tanto? Eso me recuerda a Rodrigo Rato que le premiaron por hundir Bankia con un alto cargo en otra entidad bancaria.
Reflexionemos sobre las chanzas de esta señora sobre los quesos de su marido, buenísimos, las subvenciones públicas que recibe y lo bien que se venden en el Congreso de los Diputados. Reflexionemos sobre su habilidad para huir de las autoridades cuando la pescan cometiendo una infracción de tráfico de la que todavía no ha rendido cuentas quien aspira a presidir el ayuntamiento y ser la jefa de esos guardias que la multaron y persiguieron.

Dejemos Madrid y vayamos a Valencia. Reflexionemos sobre doña Rita Barberá, alias Caloret, cuyo conocimiento del valenciano es impecable, a quien Mariano Rajoy arropó en su mitin en la plaza de toros de Valencia pasando por alto que la fiscalía la está investigando por los gintonics, whiskies, ostras, jamón de jabugo, langostas, hoteles de lujo, etc. etc. que esa buena señora a la que le va la buena vida y tiene buen paladar y estómago se ha pagado, presuntamente, con los fondos públicos de su ayuntamiento. Siga viviendo a todo trapo, señora Rita Barberá, pero con el dinero de los billeteros de sus bolsos Vuitton que le regaló El Bigotes.
En nuestras manos está en que esos epicentros de la corrupción del PP, esas dos ciudades llamadas Madrid y Barcelona en donde todo huele a podrido, se barra a fondo, se haga limpieza, se sacudan las alfombras  y se empiece a respirar aire puro con gente honrada.

Reflexionemos, por favor.  

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación descargue LA DOBLE VIDA
La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  

jueves, 21 de mayo de 2015

CINE / EL CAPITAL HUMANO, DE PAOLO VIRZÌ

EL CAPITAL HUMANO
Paolo Virzì

Publicado en El Cotidiano
Hace ya tiempo que el buen cine italiano vuelve a centrarse en los temas sociales como lo hizo antaño bajo la batuta de Marco Bellocchio, Elio Petri o el mismísimo Bernardo Bertolucci, aunque ahora no lo haga con la intensidad de antes. El capital humano, de Paolo Virzì (Livorno, 1964)—La bella vita, Ovosodo, La prima cosa bella, Todo el santo día—, es un film tendenciosamente de izquierdas que no oculta sus cartas. El director italiano dispara, sin piedad, contra los culpables del empobrecimiento global, contra esos nuevos piratas de guante blanco que tienen casas con piscina y conducen coches de gran cilindrada, y lo hace a través de una historia coral de trasfondo negro cuya originalidad principal reside en el punto de vista cambiante que va adoptando el relato fílmico según avanza.

Un niño bien de la alta burguesía, Massimilliano Bernaschi (Guglielmo Pinelli), a un paso del coma etílico, saca de la carretera a un ciclista, el camarero que les ha servido la cena en un acto social y cultural horas antes, cuando regresa a la mansión de sus padres tras una noche de fiesta en vísperas de la Navidad en compañía de su exnovia Serena y Luca, un amigo de ésta. Su padre Giovanni Bernaschi (Fabrizio Gifuni) es un ingeniero financiero que estafa a Dino Ossola (Fabrizio Bentivoglio), un agente inmobiliario con su empresa a punto de quebrar que quiere obtener rápidos beneficios, de hasta un cuarenta por ciento, con un dinero que no tiene y pide prestado hipotecando su vivienda. La madre del chico, Carla (Valeria Bruni Tedeschi), es una mujer frustrada e insatisfecha cuyo sueño es restaurar un viejo teatro. El profesor Donato (Luigi Lo Cascio), que pone al frente del patronato de ese teatro por pocos meses, es un tipo mediocre que siempre ha deseado a Carla. La hasta ahora novia del muchacho, Serena Ossola (Matilde Gioli), hija de Dino y Roberta Morelli (Valeria Golino), ya no lo quiere y ha empezado a entablar un relación con un joven ilustrador misántropo, Luca (Giovanni Anzaldo), de vida tan oscura como los seres que dibuja. Capitalistas que engañan, clases medias que se dejan engañar y lumpen que sobrevive como puede.

El capital humano está admirablemente escrita por el propio director e interpretada por un elenco actoral de categoría. Paolo Virzì traslada el argumento original de Human capital, novela de Stephen Auden, del barrio residencial de Conneticut a la ciudad de Brianza, en el norte de Italia, en un invierno frío que cubre de nieve las calles de la ciudad y de la urbanización de lujo que sirven como escenarios. Sus personajes, hasta los que parecen triunfadores, como el ingeniero financiero Giovanni Bernaschi, que maneja un fondo privado de inversión de alto riesgo, es decir, que se va directo a su bolsillo, son seres profundamente insatisfechos por su apetito de dinero, así es que la única que se salva es la mujer del ricachón, Carla, hermosa y madura que se aburre con su triste papel de jarrón decorativo y se ilusiona con ese teatro y con vivir una aventura extramarital con un intelectual de tres al cuarto que no resulta mejor que el marido que ya tiene.

El capital humano es una fábula algo esquemática sobre los tiempos que corren, de cómo las élites capitalistas, representadas por la familia Bernaschi, arruinan a las de clase media, los Ossolas, y utiliza como desencadenante del conflicto ese atropello de un ciclista que puede remitir fácilmente al espectador a la película de Juan Antonio Bardem La muerte de un ciclista. Pero lo primordial, a nivel cinematográfico, es cómo Paolo Virzì hace progresar dramáticamente su historia yendo de un punto de vista a otro, ofreciendo otras tantas versiones de los mismos hechos, según los ojos que miran sean los del financiero sin escrúpulos Giovanni Bernaschi; el agente inmobiliario Dino Ossola; Carla, la esposa sensible que adora los filmes de Carmelo Bene; el niño pijo Massimiliano Bernaschi; su novia Serena que ya ha dejado de quererle; o el lumpen Luca de vida desordenada.  

Paolo Virzì retrata en su película el zoológico social italianoel director lo compara a La comedia humana de Honoré de Balzac y lo hace con una narración fluida y unos personajes creíbles que inspiran, casi siempre, más desprecio que pena, salvando a la esposa insatisfecha ávida de arte y pasión, el único ser digno de consideración de ese grupo devastado por la ambición económica. Al final todo tiene un precio y el dinero hace estragos en todos los personajes de este thriller elegante interpretado por dos familias cuyos miembros se entrecruzan en lo sentimental y en lo económico, así es que El capital humano puede ser tomado como una alegoría de cómo devoró el capitalismo a la imprudente clase media en esta partida de  cartas llamada crisis global.

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación descargar LA DOBLE VIDA
La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  



SOCIEDAD / DE LAS PLAZAS A LOS AYUNTAMIENTOS

DE LAS PLAZAS A LOS AYUNTAMIENTOS

 Publicado en El Cotidiano
El domingo que viene, el poder de la plaza puede saltar al ayuntamiento y no será una figura poética. Aquel movimiento joven e ilusionado que surgió el 15M, tomó las plazas y las calles y dio la vuelta al mundo, al que se sumaron millones de indignados por la situación asfixiante de la economía del país y la corrupción insoportable, que llenó con su grito de protesta nuestras ciudades en un movimiento cívico sin precedentes, puede empezar a gobernar, sin ir más lejos, dos de las principales ciudades de España, Madrid y Barcelona, y, además, lo hará a través de dos mujeres luchadoras de generaciones muy distantes pero ideario muy próximo, una jueza veterana con una carrera democrática intachable a sus espaldas y una mujer combativa que siempre ha estado junto a los que se quedaban sin casa, como  punta de lanza en todas las luchas sociales y nunca se ha mordido la lengua. Ada Colau y Manuela Carmena, en Barcelona y Madrid respectivamente, tienen muchas opciones para ocupar los sillones de alcaldesa y empezar a gobernar en esos dos importantes municipios a favor de la ciudadanía, y enfrente tienen a alguien de tan escasa sensibilidad social como Xavier Trías, que ha apostado por vender la ciudad al turismo, su puerto a los cruceros de lujo y centra sus esfuerzos en la persecución implacable de los manteros, y en Madrid a la adalid de la corrupción del PP, Esperanza Aguirre, la cazatalentos que se rodeó de indeseables, la presidenta de la Comunidad del tamayazo que albergó en sus municipios al grueso de la trama Gürtel, la exministra de cultura de Sara Mago de la que el poeta Gil de Biedma se avergonzaría, la pija castiza, soberbia y prepotente que vuelve a la política, según ella, para impedir que gobierne Podemos pero realmente lo hace para moverle la silla a Mariano Rajoy que se ha tapado la nariz para designarla como candidata.
Tanto el programa de Ahora Madrid como el de Barcelona en Común abogan por ciudades sostenibles en donde se rescate al ciudadano al paso de la exclusión para que no pueda perder su vivienda y tenga un acceso a los recursos mínimos que le garanticen una vida digna; apuestan de forma decidida por lo público, la cultura y el desarrollo del barrio; apoyan al mediano y pequeño empresario como generador de la mayor parte de los empleos que se puedan crear en el ámbito municipal; se deciden por el pequeño comercio de proximidad; abogan por la integración del emigrante (aquí el candidato Antonio Carmona del PSOE y su brillante propuesta de un carnet para ellos deberían incorporarlo automáticamente a sus programas), la racionalización de la obras públicas, la revisión de las privatizaciones, la transparencia absoluta en las cuentas, la persecución implacable de la corrupción…la humanización de las dos urbes.

Por dignidad democrática esos dos personajes del pasado, Xavier Trias y Esperanza Aguirre, cuyos respectivos partidos están enfangados en la corrupción, deben ser arrumbados al desván de la historia para que entren en los consistorios de Barcelona y Madrid gente nueva con ideas de mejorar las dos ciudades y ponerse al servicio de sus ciudadanos, porque eso son, en definitiva, las ciudades: sus ciudadanos. Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, y Ada Colau, alcaldesa de Barcelona por los votos de la ciudadanía.

Que las plazas entren en los ayuntamientos de este país y que se abran sus ventanas y se aireen. En estas elecciones nos la jugamos entre dos modelos de ciudad antagónicos. Yo apuesto por la de los ciudadanos. 

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación descargar LA DOBLE VIDA 
La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  

miércoles, 20 de mayo de 2015

CINE / LA PROFESORA DE HISTORIA DE MARIE-CASTILLE MENTION-SCHAAR

LA PROFESORA DE HISTORIA
Marie-Castille Mention-Schaar
 
Publicado en Tarántula y El Cotidiano
Nueva muestra de cine francés centrado en los problemas sociales de su juventud, un subgénero pujante y de actualidad en el país vecino, y además, esta vez, basado en un hecho real. La profesora de historia es la otra cara de la moneda de, por ejemplo, Banda de chicas, estrenada hace poco tiempo. Si en la película de Céline Sciamma sus chicas salían del circuito pedagógico y aparecían perdidas en una sociedad que no conseguía integrarlas ni en el ámbito laboral ni en el escolar, La profesora de historia es un canto de esperanza a esa integración que Francia necesita tan urgentemente y más desde los atentados de Charlie Hebdó y ese número importante de desclasados que se han unido a las filas de los psicópatas del Estado Islámico en busca de una identidad que no encuentran en su país.

La directora y productora de cine Marie-Castille Mention-Schaar Mi primera vez (2012), Bowling (2012) mete una cámara, que no se nota y es casi documental, en el colegio León Blum de la población de Créteil, la conurbación de París, en uno de sus clases más conflictivas y multiculturales, con chavales de todas las etnias y confesiones posibles, todos desmotivados, que no prestan atención a sus profesores, se insultan entre ellos y se pelean, un panorama de falta de autoridad extrapolable a buena parte de los centros de enseñanza de Europa que han pasado de un autoritarismo asfixiante a una falta de disciplina irresponsable que hace muy difícil la tarea pedagógica. En ese grupo, uno de las peores del instituto, con un rendimiento escolar paupérrimo, da clases la abnegada profesora de arte e historia Anne Gueguen (una Ariane Ascaride, la musa de las películas de su marido Robert Guédiguian, soberbia), una de las pocas enseñantes a la que los díscolos alumnos medio respetan y que propone a sus alumnos, ante la incredulidad del director del centro, participar en el concurso anual escolar sobre el Holocausto, tema que, en principio, interesa a muy pocos de ellos; pero la profesora, con su dedicación y artes persuasivas, consigue que el grueso de la clase se implique en el proyecto y lo lleve adelante con entusiasmo y dedicación absolutas.

La profesora de historia, interpretada por un casting de actores no profesionales realmente extraordinarios y frescos (Ahmed Dramé, Martin Cannavo, Noémie Merlant, Stéphane Bak entre otros) sacados directamente de las aulas, junto a otros más veteranos como Geneviéve Mnich o Xavier Maly, en el papel de director del conflictivo instituto León Blum, atrapa al espectador por su veracidad y sencillez, es una película emotiva y llena de buenas intenciones que se adscribe a la corriente del cinema verité, de la que nunca abjuró buena parte del cine francés, que debería ser de proyección obligada en todos los centros escolares de Europa.

El film de Marie-Castille Mention-Schaar está lleno de momentos memorables, y si hay uno que impacte especialmente es  cuando un anciano deportado, víctima del Holocausto, acude a la clase para desgranar su dramática experiencia y arranca las lágrimas de los hasta hace unos momentos desmotivados alumnos que nada sabían de ese drama histórico.

La profesora de historia es una lección de buen cine sociológico, a la que ya nos tiene acostumbrados el cine francés de la última hornada, y un homenaje a la figura del maestro, un héroe de nuestros tiempos en el que recae el futuro de nuestros jóvenes.  


 LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación decargue LA DOBLE VIDA
La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  

martes, 19 de mayo de 2015

CINE / SUITE FRANCESA, DE SAUL DIBB

SUITE FRANCESA
Saul Dibb

 Publicado en Tarántula, El Destilador Cultural y El Cotidiano
Habría que separar de una vez por todas el romanticismo de lo cursi o rosa, que es como la pornografía con respecto al erotismo. Quizá el espectador que vea Suite francesa entienda de forma muy clara que son cosas muy diferentes. Un director no muy prestigioso, Saul Dibb (Londres, 1968)La duquesa (2008), su anterior trabajo, era bastante mediocre convierte en imágenes una soberbia novela romántica y sale airoso del envite. Suite francesa es una película que hace una cierta apología del amor desinteresado en tiempos de violencia y locura colectiva: la Segunda Guerra Mundial.

Podíamos definir Suite francesa como una película en la que nada es lo que parece. Bussy,  la pequeña y encantadora población francesa próxima a París en donde transcurre la historia, es un reducto de paz hasta que deja de serlo. La angelical Lucille Angellier (Michelle Williams, a quien hemos visto en Brokeback Mountain, Shutter Island, Blue Valentine o haciendo de Marilyn Monroe en Mi semana con Marilyn) deja de soñar en cuanto se compromete y empuña una pistola. La adusta Madame Angellier (Kristian Scott Thomas) demuestra tener más sentimientos de los que aparenta al proteger al partisano Benoit Labarie (Sam Riley) y dar refugio en su casa a una niña judía.  El apuesto oficial alemán Bruno von Falk (el actor belga Matthias Schoenaerts, protagonista de De óxido y hierro y villano de tres al cuarto en La entrega) no es un duro como aparenta o su uniforme le obliga. El tosco y resentido campesino Benoit Labarie, que roba gallinas a sus señores, se convierte en un luchador antifascista. El vizconde de Montmort (Lambert Wilson), y alcalde de Bussy, colaboracionista del ocupante, demuestra tener una enorme dignidad en su último momento.

Francia 1940. El ejército alemán toma París y las colas de los refugiados que huyen con todo lo que pueden a cuestas colapsanimpactante la secuencia del bombardeo aéreo de la carreteraese pequeño enclave francés de vida apacible llamado Bussy. Un regimiento alemán se instala en el pueblolos feligreses reunidos en la iglesia mientras sus muros tiemblan por los tanques que ocupan la plaza es otra de sus buenas secuencias y sus oficiales se alojan en sus mejores casas. Entre la joven y atractiva Lucille Angellier, que espera el regreso de su marido del frente y vive agobiada en la casa familiar vigilada por su severa suegra Madame Angellier, y el teniente Bruno von Falk, que les toca en suerte alojarlo, surge el chispazo a pesar de ser él el enemigo ocupante y ella su víctima ocupada. La sensibilidad musical traza un puente entre ellos: la Suite francesa que compone el militaralgo del oficial alemán de El pianista de Roman Polanski hay en él mientras está hospedado a la fuerza entre las cuatro paredes del lujoso castillo. Y el amor, como un estallido irracional que no entiende de bandos, zarandea a ambos hasta el punto de no verlo ella como enemigo o cuestionarse él su rígida disciplina prusiana. Montescos y Capuletos de Romeo y Julieta; Sharks y Jets de West Side Story; el oficial nazi interpretado por Ralph Fiennes enamorado de su sirvienta judía en La lista de Schindler.

Suite francesa pasa levemente por lo insoportable que es para una población sentir el ruido de las botas de los invasores (aunque con Francia la Alemania hitleriana actuara con guante de seda si comparamos lo que hizo en el frente del Este) para centrarse, sobre todo, en personas cuyos sentimientos están por encima de banderas, uniformes e ideologías y ofrece una visión en clave femenina de la resistencia ante el invasor. Hay en la película todo un importante plantel de mujeres decididas, aparte de las citadas, como Madeleine Labarie (Ruth Wilson), que aguanta la tortura y suspira de alivio cuando la protagonista le dice que su marido vive, o la judía Leah (Alexandra María Lara), apresada mientras pone a salvo a su hija, que nos hablan del coraje femenino. Y hay también una crítica a la mezquindad del género humano representada en esa montaña de denuncias anónimas de colaboracionistas que reciben los invasores, y que acaba quemando un Bruno von Falk asqueado, con las que se dirimen viejas rencillas.

La historia de Suite francesa parece una cruel paradoja y tiene su origen en Irène Némirowsky, novelista judía ucraniana refugiada en Francia, cuyo manuscrito olvidado fue encontrado por su hija Denise Epstein en un almacén de Auschwitz y fue publicado con enorme éxito en 2004. Quien escribiera esta bellísima e inacabadala novela debía tener cinco partes y se quedó con dos y el esbozo de la tercera por la muerte a causa de tifus de su autorahistoria de amor romántico entre un ocupante y una ocupada, escrita durante la invasión nazi de su país, fue víctima de la iniquidad del ser humano, en el que ingenuamente confiaba, mientras redactaba las páginas de esta Suite francesa, y murió en el templo de todos los horrores: Auschwitz. Así es que es una obra de esperanza escrita por una víctima de la desesperanza.  

Saul Dibb, sin obviar ciertos convencionalismoslos amantes frustrados son extraordinariamente bellos y glamurosos—, conduce con acierto esta película intimista en tiempos de guerra retratando un amor romántico que cobra inusitada fuerza en un final redondo. Suite francesa, cuyo diseño de producción es impecable, va creciendo a medida que avanza y adquiere toda su extraordinaria tensión dramática en su último tercio, cuando la armonía entre ocupantes y ocupados se trunca por un incidente estúpido. Hay un buen trabajo actoralKristian Scott Thomas secándose esa lágrima que suaviza su rostro hierático cuando abraza a Benoit Labarie que le recuerda a su hijoy que buena parte de que la película funcione hay que achacarlo a la interpretación impecable de Michelle Williams, y, sobre todo, al de Matthias Schoenaerst que da todo un recital de lo que es su personaje en la escena del tiro de gracia, una de las mejores de Suite francesa, pura gestualidad de quien detesta la violencia y sin embargo ha de aplicarla.


Es una sensación extraordinaria haber resucitado la obra de mi madre. Demuestra que los nazis no lograron realmente acabar con ella. No sirve de venganza, pero no deja de ser una victoria, dijo Denise Epstein, la hija de Irène Némirowsky, a quien va dedicada esta notable producción británica que no pudo ver porque murió antes de que se empezara a rodar.   

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación. decargar LA DOBLE VIDA

La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  

jueves, 14 de mayo de 2015

CINE / CIEN AÑOS DE WELLES

CIEN AÑOS DE WELLES
Publicado en Culturamas y El Cotidiano
Hace cien años, el 6 de mayo de 1915, nacía en Kenosha, Wisconsin, Orson Welles, quien, para muchos, está considerado como uno de los mejores directores de todos los tiempos. Actor precoza los tres años se subió ya a un escenario, radiofonistasu retransmisión de La guerra de los mundos de otro Wells, H.G., provocó el caos en su crédulo país y facilitó su carrera cinematográficay director, fue un hombre de un ego tan gigantesco como su figura de un metro ochenta y tres centímetros de estatura y que, como todo genio, no fue debidamente comprendido en su país de origen. Orson Welles era un creador cinematográfico en un país en el que el cine es, fundamentalmente, industria, así es que bien pronto se topó con ella. He invertido un 2% en hacer películas y un 98 % en trapichear para conseguir dinero, se quejaba con amargura.
 Lo de que los artistas mejoran con los años no casaba con el genio de Orson Welles. Su Ciudadano Kane, en donde estaba a uno y otro lado de la cámara, jovencísimo, es considerada con unanimidad una de las mejores películas de la historia del cine. En ese primer film, barroco y desbordante, narrado con precisión matemáticaganó su único Oscar por el guion, Orson Welles retrataba de forma indisimulada la vida de un gran magnate de la prensa norteamericana, el cuarto poder, William Randolph Hearts, el que fabuló el hundimiento del Maine en La Habana para que Estados Unidos se apropiara de Cuba tras declarar la guerra a España, el abuelo de la guerrillera simbiótica Patricia Hearts que, tras unos años de revolución, volvió al redil burgués de dónde salió. Puede que William Randolph Hearts no le perdonara nunca a Orson Welles el retrato que hizo de él y cabe suponerlo muy cabreado cuando vio cómo le gastaba el genio cinematográfico una pesada broma a costa de su Rosebud, la denominación familiar que empleaba el magnate de la prensa cuando se refería a la vagina de su amante. Así es que Rosebud, esa misteriosa palabra que pronuncia el protagonista de la película en su lecho de muerte, nunca fue ese trineo que le recordaba a Kane su infancia perdida sino el sexo de la amante del ciudadano Hearts.

Empecé en lo más alto y después he ido cayendo, diría, no sin razón. Casi nunca alcanzó esa perfección cinematográfica Orson Welles después de esa extraordinaria opera prima, pero sí dejó un buen puñado de obras maestras entre las que destacaría una de las películas de cine negro más extraordinarias jamás rodadas, Sed de mal, para la que se reservó el papel del policía malvado Quinlan que estrangula, como si se tratara de una cucaracha, a Akim Tamiroff en una de sus secuencias memorables. El deslumbrante plano secuencia inicial de Sed de mal, una toma única de varios minutos, en el que empleó una sofisticada planificación a base de grúas, es uno de los hitos de la historia del cine, al mismo nivel que el descenso de las escaleras de Odessa de El acorazado Potemkin de Serguei M. Eisenstein. Orson Welles adaptó, al azar, una novela de kiosco que compró en una estación de tren e hizo de ese texto, anodino y desconocido, una obra maestra convirtiendo a Charlton Heston, un actor muy limitado, en el creíble policía mexicano Vargas. Lo que menos importaba en el film de Orson Welles era la historia, demasiado oscura y a veces incomprensible, sino cómo estaba rodada, el virtuosismo cinematográfico empleado heredado del expresionismo alemán, el juego fotográfico con las sombras, los picados y los contrapicados que deformaban las figuras de los actores hasta hacerlas monstruosas.
Orson Welles realizó  películas notables como El cuarto mandamientoLa dama de Shangái con  su mujer Rita Hayworth, El extraño, y malas lenguas le adjudican las mejores secuencias de El tercer hombre de su amigo Carol Reed, pero Hollywood, sencillamente, le dio la espalda. Del genio de voz engolada se dice durante el macartismo, ese nefasto periodo inquisitorial, que es comunista, y tiene que exiliarse a Europa, a España concretamente, en donde todavía es capaz de levantar algún proyecto con presupuesto escasísimo como Campanadas a medianoche, rodada en un garaje casi toda ella, puro Shakespeare al que el director de Ciudadano Kane regresa años después de haber rodado teatro filmado en Otelo y Macbeth.
Y el talento inmenso de Orson Welles se dilapida en una serie de películas, casi todas mediocres, en donde se le requiere como actor invitado para que preste su maestría interpretativa en naderías con cuyos ingresos intenta levantar proyectos que se frustran, muchas veces, por su propia desidia. Siempre me ha interesado más experimentar que conseguir, decía, en su descargo.
Su último canto de cisne notable fue El proceso, una extraordinaria versión cinematográfica de la novela de Kafka con un reparto encabezado por Anthony Perkins y Romy Schneider en el que se reservó un papel.
Si pudiera elegir un lugar para vivir sería España, y en concreto Ávila. El clima es muy malo, muy cálido en verano, muy frío en invierno. En España Orson Welles se dedica, siguiendo los pasos de Ernest Hemingway,  a la buena vida, a los torosera amigo de Antonio Ordoñez, en cuya finca están enterradas sus cenizas, y de Luis Miguel Dominguín—, a los puros y al vino mientras su carrera cinematográfica se apaga y ya sólo es capaz de alumbrar films menores, aunque interesantes todavía, como Una historia inmortal y Fraude y deja por el camino una larga serie de films inacabados por su inconstancia creativa o sus problemas financieros como The Deep, Al otro lado del viento o Don Quijote que finalmente montó su amigo Jesús Franco.
            El hombre que amó apasionadamente a la actriz mexicana Dolores del Río, el marido de Virginia Nicholson, Paola Mori y Rita Hayworth moría a los 70 años en Los Angeles, a pesar de haberse quejado siempre de lo cainita que había sido con él Hollywood, dejando tras sí una huella indeleble en la historia del cine, acorde con su majestuosidad física. Estoy en contra de la posteridad por principio, es casi tan vulgar como el éxito, dijo. Pues alcanzó la posteridad y tuvo más éxito una vez muerto que vivo.

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación  descargue LA DOBLE VIDA

La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  


miércoles, 13 de mayo de 2015

CINE / MANDARINAS

MANDARINAS
Zaza Urushadze

Publicado en Tarántula, El Destilador Cultural y El Cotidiano
De Estonia y Georgia llega este drama minimalista con trasfondo bélico que fue seleccionada para los Óscar como la mejor película de habla no inglesa y también para los Globo de Oro. Un ejemplo de que menos es más. Un nuevo soplo de aire fresco que viene del Este de Europa. 

Ivo (Lembit Ufsak) es un carpintero estonio que decide quedarse en su casa cuando en 1990 la provincia georgiana en la que vive decide declararse independiente y estalla la guerra contra la URSS en descomposición. Margus (Elmo Nüganen) es otro vecino georgiano que posterga su huida porque no quiere que se eche a perder su cosecha de mandarinas. En los alrededores de las casas de estos dos individuos solitarios tiene lugar un enfrentamiento entre mercenarios chechenos, que combaten al lado de los rusos, y georgianos independentistas. Ivo y Margus consiguen salvar a dos  miembros malheridos de esos bandos enfrentados, el soldado georgiano Niko (Misha Meskhi)  y el mercenario checheno Ahmed (Georgi Nakashidze)  e intentan que se respeten entre ellos mientras se curan.

Mandarinas es un film sobre el absurdo de la guerra y la espantosa violencia que genera que enfrenta hombres que no se conocen y que quizá, en otras circunstancias, hasta podrían ser amigos. El viejo y sabio Ivo, al que sus huéspedes respetan en su sanatorio particular, se empeña en esa conciliación. En mi casa nadie va a matar a nadie, advierte al violento checheno que quiere acabar con la vida del malherido georgiano para vengar la muerte de su compañero.
En unos escenarios mínimos, un trozo de campo y dos modestas viviendas, las de Ivo y el introvertido cultivador de mandarinas Margus, tiene lugar esta película modélica contra la sinrazón de la guerra en la que la violencia aparece en su justa medida. El georgiano Zaza Urushadze arranca mil matices de sus actores, tanto en sus conversaciones como en sus silencios, persiguiendo la utopía de que las guerras no se produzcan. Por encima de nacionalismos, ideologías y creenciasel checheno es musulmán; el georgiano, cristianoel director arma su discurso conciliador con una gramática simple que es su principal virtud, huyendo del subrayado dramático para centrarse en la cotidianidad de esos dos personajes outsiders, que no toman parte en el conflicto, pero que se resisten a abandonar su terruño en el que han crecido.

Mandarinas es una película bella e intensa a la que podría tachársela de una cierta ingenuidad de planteamientos, pero desde luego es muy útil en esta época de conflictos nacionales en la que los que mueven las piezas en el tablero nunca son los que mueren en las trincheras.


Los enemigos lo son porque no se conocen, argumenta  Zaza Urushadze a lo largo de los 83 minutos de metraje, y por ello el viejo Ivo hace todo lo posible para que sus dos huéspedes antagónicos, que le deben la vida, se conozcan como única fórmula de terminar con el enfrentamiento.

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación descargue LA DOBLE VIDA
La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.