Entradas

Mostrando entradas de 2016

SOCIEDAD / HUGO BOSS

Imagen
HUGO BOSS

Miren por donde les voy a aguar estas fiestas navideñas, que ya han pasado, las de fin de año, que ya llegan, y las de Reyes a la que llegarán los más fuertes que sobrevivan a esta carrera de fondo anual. No es una casualidad que en estas fechas la mortalidad se dispare, por atracones gastronómicos, que a muchos ya nos están vedados, o por atracones de compras compulsivas.

Fíjense en Hugo Boss, y me puedo meter con esa firma porque no paga ninguna publicidad en los medios en los que escribo y por ello voy a ser libre en lo que diga. Seguro que se han quedado extasiados ante alguno sus glamurosos anuncios, han comprado alguna vez un producto salido de sus factorías o se han sentido tentados por adquirir uno de esos perfumes que anuncian con maestría sirviéndose de cuerpos esculturales tanto femeninos como masculinos. Es chic comprar un producto Hugo Boss. Queda bien regalar un perfume Hugo Boss. Yo me visto con una prenda Hugo Boss. Y quizá hagan bien, porque objetivamente son …

MIS LIBROS / EL SABOR DE SU PIEL

Imagen
EL SABOR DE SU PIEL


Decidimos tener una experiencia carnal previa y dejar de ser vírgenes pagando por la clase práctica. Era necesario para ahuyentar el terror que nos producía intentarlo con Leticia. Creíamos que estando antes con otra mujer iríamos más seguros, tendríamos más soltura. Reunimos nuestros exiguos ahorros y exploramos las páginas de ofertas sexuales del periódico. Todas eran tentadoras y prometían paraísos ilimitados de placer con sólo marcar un número. Había algunas fotos de chicas medio desnudas, muy bonitas, en poses provocadoras que incitaban a la penetración, con pechos y culos de ensueño que no debían corresponderse con la realidad, todas jóvenes, casi todas estudiantes, con medidas de canon de belleza clásica y un largo catálogo de placeres. Nos comenzábamos a calentar leyendo las numerosas ofertas, la literatura comprimida de los anuncios, la telegráfica reseña de cualidades eróticas. Había muchachas de todos los colores, de todas las nacionalidades, que practica…

LITERATURA / MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA, DE LUCIA BERLIN

Imagen
MANUAL PARA MUJERES DE LA LIMPIEZA Lucia Berlin

Alfaguara nos trae una pequeña joya de algo más de 400 páginas, una epifanía del relato corto, género denostado por  las editoriales, titulada Manual para mujeres de la limpieza. Descubrimos a Lucia Berlin, porque hasta ahora esta escritora norteamericana  (Juneau, 1936-Marina del Rey, 2004) de vida azarosa y físico sofisticado (la foto de solapa del libro hace que la confunda con Suzanne Pleshette, solo que Lucia Berlin es incluso más guapa e interesante, o era, o es, puesto que los escritores tienen el don de la inmortalidad y nunca mueren, y por eso siempre se habla de ellos en presente) era una absoluta desconocida entre nosotros.
Desconfío, por sistema, de los descubrimientos literarios, incluso de los post-mortem. Desconfío de los éxitos que vienen impuestos desde fuera, por las leyes del mercado que imperan en la literatura, como en el cine, como en la vida cotidiana. De la literatura como producto huyo. Pero, por una vez, me equivoc…

ZONA CALIENTE / MIS RELATOS EN PLAYBOY / LOS HERMANOS NEBRASKA

Imagen
LOS HERMANOS NEBRASKA
         La culpa de todo la tuvo la ola de calor que desde hacía cuatro días  azotaba el país de costa a costa, sin que los termómetros bajaran de los treinta y cinco grados a la sombra. Encendías el televisor y te enterabas de que ciento veinte mil pavos habían palmado en Illinois, ocho viejos se habían deshidratado en Kansas, los bebés morían en los coches de Chicago y a la gente que estaba pirada le daba por matar al prójimo en Nueva York. Si no llega a ser por el calor ese día yo no hubiera estado en el porche de mi casa, bebiéndome la tercera Bud de la jornada, debajo de las aspas de un enorme ventilador que había mandado instalar en el techo y que lo único que hacía era remover ese maldito aire caliente y húmedo como un asqueroso plato de sopa, y nada de lo que sucedió hubiera pasado. —¡Elvis!          Me había quedado dormido y mi mano se había abierto sobre el cuello de la botella de cerveza, que rodaba por el suelo del porche vacía. Me sobresalté al oír m…