EL RINCÓN DEL POETA

CAUSALIDAD...
Olga Schunk


Sin razón aparente y sin motivos
e ignorando un sinfín de situaciones,
la vida nos puso frente a frente
catadora entendida de locuras y obviedades.

Te mire…y la ternura se apoderó de mis ojos;
los tuyos y tu sonrisa le hablaron al alma mía.
Un momento inolvidable, sensaciones contenidas
dieron el marco perfecto a esa cuenta regresiva.

Ignorando la utopía nos gustamos sin pensarlo;
la culpa fue de ese beso entre tímido y hambriento.
Las manos, reconociendo bailoteaban mil caricias
Y al contacto, nuestros cuerpos, fueron de calce perfecto.

Gozamos tanto y tan dulce fue verse el uno en el otro
Que reímos como niños y nos amamos sin tiempos.
La vida nos dio permiso, ambos hicimos el resto
Y al igual que la canción, fuimos cóncavo y convexo.

Comentarios

Olga schunk ha dicho que…
Gracias José Luis!!!! Es un verdadero honor estar aquí en tu blog. Me halagas en verdad mucho. Cariños.