LOS RELATOS DE PLAYBOY

En el año 1988 escribí un relato erótico humorístico que tenía como protagonista a una playmate retirada. Ninguna revista resultaba más adecuada para su publicación que Playboy. El relato apareció en el número 121 de enero de 1989. Curiosamente el argumento se parece mucho al de UNA PROPOSICIÓN INDECENTE, aquel éxito de taquilla portagonizado por Demi Moore siliconada y Robert Redford, pues de eso trata EL POSTRE DE VENUS, de una proposición indecente que los protagonistas del relato aceptan sin hacer muchos ascos. Un año más tarde ganaba LA SONRISA VERTICAL y el relato entraba a formar parte de la antología de relatos eróticos que me editó Icaria con el nombre de LA LANZADORA DE CUCHILLOS prologado por Manuel Vázquez Montalbán. Ese libro fue uno de mis mayores éxitos de crítica. Los fotos que ilustran el relato son de una de las más hermosas playmates que posaron para la revista de Hugh Heffner: Victoria Silvstedt, y Stephen Wayda tuvo el privilegio de tomarlas.

EL POSTRE DE VENUS
José Luis Muñoz

OASIS DE YABRIN, ARABIA SAUDITA, jueves 8 de setiembre.
Muley Amann arrojó sobre la alfombra persa, que cubría el suelo de la tienda, las cotizaciones de bolsa del día anterior y cogió el Playboy. Había sufrido, de forma momentánea, una alteración del ritmo cardiaco al comprobar que el precio del barril de crudo, tal como había sido la tónica durante todo el año, había bajado tres enteros, y deseaba solazar sus pupilas rasgadas de beduino con las carnes relucientes en papel satinado de las playmates.
Soplaba con fuerza el viento del desierto, que arrojaba la arena contra la tienda del jeque a una velocidad de veinte nudos, y los granitos estrellándose contra sus paredes semejaban las perdigonadas de un cazador enloquecido. La temperatura ambiental de cuarenta y dos grados, que reinaba en el exterior, no se correspondía en absoluto con la del interior de la inmensa y lujosa tienda de beduino, mantenida a la paradisíaca temperatura de 20 grados gracias a un complejo sistema de refrigeración solar.
Las pupilas del jeque sufrieron una dilatación máxima y algo bajo su túnica se estremeció de forma violenta cuando la vio. Ocupaba el desplegable central, y era una chica apetitosa con síntomas de haber crecido a base de leche, jugo de zanahorias y manzanas comidas a mordiscos antes de entrar en clase. Su cuerpo lo formaban tres sinuosas curvas: la de los pechos erguidos, magníficos y redondos, rematados por pezones afresonados; la de las caderas, en forma de ánfora, ideales para que en ellas se asentaran las manos del amante y la sujetaran mientras se disfrutaba de las mieles que escondía su ingle; y por último, la de las nalgas de gacela, lascivamente alzadas, deliciosos promontorios gemelos de carne que enlazaban la línea curva de la espalda con la recta descendente de las piernas. Mientras la examinaba, una ligera baba rosácea comenzó a desbordar los labios leporinos del Jeque, y la erección, tímida del principio, cada vez más violenta mientras se recreaba en la carne brillante de papel cuché, amenazaba con romper la chilaba de seda que ocultaba su corpachón orondo y rebozado como el de un pastelito hojaldrado de miel.
─i Hubert!
Hubert, su secretario personal, era un tipo gordo y medio calvo que se afeitaba cada dos días. Una laminilla de barba le cubría el rostro abotagado, que denunciaba sus libaciones nocturnas de brandy, y una panza le sobresalía por la cintura del pantalón mal abrochado. Llamaba la atención, en su aspecto físico, el color casi lechoso de su piel, en perpetua discordia con los rayos del sol, y las gafas oscuras que ocultaban unos ojos cansados y abultados. Era americano, de California, y había llegado a aquel rincón de Arabia Saudita vendiendo un complejo sistema de refrigeración solar a los jeques del petróleo. Muley Animan le cogió cariño y, tras firmar la compra de ochocientos de los artilugios que su empresa de San Francisco fabricaba a destajo, le ofreció un cómodo puesto de secretario maravillosamente remunerado. Hubert aceptó, seducido por el pago en petrodólares con que el jeque iba a recompensar sus servicios, y no cayó en la cuenta de que apenas tendría ocasión de gastarlos si acompañaba al jeque en su eterno peregrinaje por el desierto.
Por esa razón estaba bastante amargado y consumía su inmenso tiempo libre en mordisquear dátiles rellenos de dulce de leche y en la lectura de poemas imperiales de Kipling.
─La quiero ─dijo, mostrándole la belleza de papel cuché, manoseándola con el dedo gordezuelo.- La quiero para mañana, para mi cumpleaños.
La observó de forma distraída. Había que reconocer que era una chica preciosa, que tenía un tipo espléndido y que en la cama podía hacer las delicias de cualquiera con aquellas caderas en movimiento continuo y aquellos pechos grandes y fuertes moldeables por las caricias. Un maravilloso postre para una real comilona. Se la imaginó desnuda, tumbada en una bandeja, untada de pies a cabeza de miel líquida, y a él lamiéndola despacio por debajo de las axilas, por entre el valle formado por sus pechos, las sinuosidades de sus muslos o la hendidura brutal de su ingle. Ni aún así consiguió una mínima erección. Comenzó a liarse un cigarrillo de hachís mientras tomaba nota de todos los datos de interés. Sally Jennifer Khan. Ohio, 24 de marzo de 1968. Rubia, un metro ochenta, 90-60-90, cincuenta y cinco kilos, color de ojos: azul. Playboy mes de agosto, edición americana.
El humo del hachís le envolvía como un halo y le aletargaba. Cazó una fea mosca al vuelo y la pulverizó entre sus dedos. Cuarenta y ocho horas, teniendo en cuenta las diferencias horarias, para encontrarla, convencerla y traerla al oasis de Yabrín. Suspiró mientras aplastaba la colilla del cigarrillo sobre una enorme concha improvisada como cenicero y perezosamente se hacía con el auricular del teléfono.
─Conferencia con Nueva York, señorita.

NUEVA YORK,
Ocho de la mañana, 42 Avenue.

Al principio creyó que era el despertador electrónico pero luego se percató, por el aire ligeramente musical timbre, que se trataba del teléfono, y lo descolgó a
─ ¿Harry? Soy Hubert.
─ ¿Hubert? ¿Quién coño me llama a estas horas? -Perdona. Aquí es mediodía y hace un día espléndido
─ ¿Con quién hablo?
─Con Hubert Domínguez, desde el Oasis de Yabrín, Arabia Saudita.
─Ah, hola, dime, dime.-se fue incorporando lentamente de la cama, hasta sentarse, y cogió un vaso de agua de seIz que aguardaba desde la noche anterior sobre la cómoda del dormitorio.
─Un encargo urgente. Jefe se ha encaprichado de una rubia playmate que ha visto en Playboy para su cumpleaños. Toma nota de ello porque la quiere para mañana por la noche como muy tarde, para los postres de su fiesta de aniversario.
─ ¿No le sirve cualquier rubia despendolada que encuentre por la calle? ¿Ha de ser precisamente esa?
─Precisamente esa. Sally Jennifer Khan, de Ohio, playmate de agosto. No regatees precio, la quiere mañana. Habla con Hugh o con quien sea, pero mañana tiene que estar en la tienda de Muley sin falta. ¿Me oyes? ─Preferiría no oírte, tengo una jaqueca horrorosa.
─Sin excusas.
─Sin excusas.
Abajo, a mil pies, se divisaba el desierto tejano, y el Río Grande dibujaba en él un trazo azul oscuro que era como el corte profundo de un cuchillo en un pastel de canela. La azafata, una pelirroja pecosa que respondía al nombre de señorita O'Callaghan, salió de la cabina, parpadeó unos instantes, como si las lentes de contacto le molestaran, y habló con su ridícula voz aflautada y ligeramente nasal.
─Estamos sobrevolando Houston. Dentro de unos instantes aterrizaremos. Esperamos que el vuelo haya sido de su agrado. En nombre de la tripulación y de la American Air Lines les deseamos una feliz estancia.

TEXARKANA,
8 de setiembre, veinte horas.

Harry detuvo el Buick frente al Motel Princesse. Si todos los datos recopilados durante aquella mañana enloquecida habían resultado ciertos, cosa de lo que ahora dudaba, dentro de ese motel de carretera sombrío, al que le faltaban las luces de neón de algunas letras de su rótulo, se encontraba la beldad que andaba buscando.
Antes de acostarse tenía que confeccionar detalladamente la minuta de gastos y enviarla por correo urgente a Hubert para que le transfiriera el importe a su cuenta del City Bank. Cien dólares a Murray, del departamento artístico de Playboy, que le buscó la dirección de la tal Sally Jerinifer Khan y comprobó, vía telefónica, la veracidad de los datos postales que obraban en su poder, trescientos dólares invertidos en el viaje de Nueva York a Houston, cincuenta dólares por alquilar el Buick color crema que le había conducido de Houston a la insólita Texarkana.
Se prendió un cigarrillo y cerró el automóvil con un portazo seco. Le dolía el estómago de no haber ingerido otra cosa, durante el agotador viaje, que una hamburguesa con kétchup y una naranjada que le habían servido durante el vuelo. Luchó contra el viento, que barría la carretera, para cruzar los cuatro metros que le separaban de la puerta del motel y penetrar en el hall. Se sacudió, al entrar, las perneras de los pantalones, rebozadas de arena, y se desprendió del sombrero de anchas alas blanco que cubría su pelo ensortijado.
─ ¿Habitación, señor?
Tenía todo el aspecto de un jugador de rugby: hombros anchos, cara aplastada, pelo muy corto, al dos, orejas despegadas, barbilla partida por un hoyo de la belleza que más parecía un cráter después de una explosión. Debía ser el marido.
─Busco a la señorita Sally Jennifer Khan.
─Es mi mujer. ¿Qué desea?
Había observado cierta animadversión mientras hacía esa afirmación de posesión masculina. Estaba como en guardia e incluso diría que le había visto alzarse unos centímetros sobre las puntas de sus botas, no vistas pero sí imaginadas, tras el mostrador chapado con madera de pino detrás del cual colgaban las llaves de las habitaciones del motel.
─Deseo hablar con ella acerca de una oferta comercial.
─ ¿Quién le ha dado la dirección?
─No creo que tenga importancia, un amigo de Playboy.
─No más fotos ─casi gritó poniéndose lívido─ Sally no hará más fotos desnuda.
─No son fotos, no tema. Llámela, por favor, es una oferta muy interesante que estoy seguro le va a gustar.
Temía salir mal parado del motel y tener que recurrir a sobornos extras para hacerse oír, cuando una puerta del fondo del pasillo se abrió y apareció ella. Porque aquella rubia altísima, espléndida, con la cabellera suelta que le caía sobre los hombros y unos jeans ciñéndole de tal forma las caderas que le marcaban los labios del sexo, no podía ser otra que Sally Jennifer Khan.
─Harry Truman, señorita Sally ─le alargó apresuradamente la mano y dio la espalda ostentosamente al marido, esperando que el gesto fuera debidamente interpretado.
─ ¿Harry Truman? Me suena su nombre, señor Truman.
─Sí, claro, tuvimos un presidente que se llamaba igual que yo ─sonrió─ ¿Podía hablar con usted a solas?
─ ¿Qué es? ¿Para una película? ¿Un periodista?
─Algo mejor, señora Khan.
Tras un momento de duda y cruzar una muda mirada con su marido, le hizo pasar a una salita en medio de la cual lucía un televisor. Unas cucarachas plateadas retozaban por el suelo de madera y las cortinas raídas y decididamente horteras, a cuadros escoceses, a tono con la camisa medio desabrochada coquetamente que llevaba Sally Jennifer encima, tapaban el hueco de las ventanas. Afuera seguía silbando el viento y levantándose nubes de polvo.
Harry le explicó el objeto de su visita. Mientras hablaba no perdía detalle del rostro de su Interlocutora. Primero apareció reflejada en él incredulidad, luego ira, mucha ira, que estuvo a punto de zanjar la transacción comercial, volvió a aparecer la incredulidad otra vez y, finalmente, tras el cheque en blanco que le extendió debidamente firmado y a su nombre, ambición.
─Pero no sé si podré...
─Es facilísimo, ojalá recibiera yo una oferta así, se lo juro que no dudaría. Se trata de unas horas, de una hora no más, luego regresa usted de nuevo aquí. Ya sabe cómo son de caprichosos esos magnates del petróleo, se les mete entre ceja y ceja el tener una chica bonita y no se lo sacan de la cabeza, son como los niños pequeños. Claro que el capricho les puede salir carísimo, usted misma pone el precio.
─Pero, ¿cuál? ¿Qué cantidad puedo pedir? ¿Diez mil?
Harry no pudo reprimir una risotada.
─Por favor, no se subvalore, debe cotizarse muy alto. Yo, de usted, pondría cincuenta mil y le aseguro que no le va a producir ni el más mínimo rasguño en la economía del señor Aminan.
Ahora sí que estaba definitivamente prendida en la red. Harry imaginó su pequeño cerebro, encerrado en aquel rostro tan bello como estúpido, calculando los coches, casas y yates que podría adquirir con dicha fortuna. Y libre de impuestos. Aquella iba a ser una transacción íntima y privada.
─Pero... ¿tengo que acostarme con él?
─No deseo ofenderla, señora, pero seguro que usted se ha acostado por mucho menos dinero, hasta gratis.
Se ruborizó y bajó los ojos. Harry se prendió un cigarrillo y apremió una respuesta.
─ ¿Acepta, señora Khan?
─ ¿Debo consultárselo a mi marido?
─ ¿Es necesario?
─Estaré dos días fuera, ¿no? Pues él ha de saber dónde estoy.
─Está bien, está bien, consúltele si lo cree necesario.
─ ¿Y mis hijos?
─No irá a decírselo también a ellos, eso si que lo considero una solemne estupidez.
─No, claro.
Sally Jennifer salió del saloncito pero volvió a entrar tan rápida que no dio tiempo a Harry de limpiarse las botas con los bajos de las horteras cortinas a cuadros de las ventanas, como hubiera sido su deseo, aprovechando el mutis. Llevaba un radiante sí prendido en los labios sonrosados.
─Mi marido lo ha comprendido, lo ha entendido todo, y me da permiso ─gritó alborozada, echándose en los brazos de Harry.

***
Sally Jenifer, a lo más que había ido, había sido a Ontario, o a Acapulco cuando se casó con Mike. Aquel viaje, tan largo, con tantos enlaces, tantos aviones uno detrás de otro que le esperaban en los aeropuertos, se le antojó una especie de sueño. Vio amanecer y anochecer tras las alas del aeroplano casi simultáneamente. Harry, el amable señor Truman, la acompañó hasta Nueva York y allí se despidió de ella dejándola en las escalerillas del avión que volaba a Riad haciendo escala en Estocolmo y Estambul. El vuelo salía una hora más tarde y en el interregno corrió a ingresar y confirmar el valioso cheque que llevaba prendido en el liguero de su pierna derecha. Lo dejó sobre el mostrador de la oficina bancaria impregnado en un maravilloso perfume mezcla de sudor corporal y Chanel 5 que hizo fruncir la nariz del empleado que lo tomó.
Durante el vuelo, que se hizo interminable, pues no deseaba otra cosa que llegar de una vez por todas a Riad, ser recogida por ese tal Hubert en la avioneta particular y conducida a la tienda del desierto. -¿No sería todo una maravillosa pesadilla?, se preguntaba mientras saboreaba un jugo de pomelo que la azafata le ofrecía, pero el resguardo del ingreso en el banco, oculto en la copa del sostén, servía para tranquilizarla -pensó sucesivamente en el empleo que daría a esa suma de dinero en cuanto regresara de Arabia; primero una casita, una bonita cabaña en las Montañas Rocosas, pues estaba bien harta de la árida Texas, luego una flotilla de coches descapotables, cientos de vestidos, un yate en San Diego y servicio, mucho servicio, negros con aspecto colonial al estilo de los de «Lo que el viento se llevó»; después pensó en sus hijos, Marc y Cholie, lo orgullosos que estarían de su madre, y en el bueno de Mike, tan comprensivo, tan pragmático, que no le importaba perderla por dos noches, que no le importaba prestarla por unas horas a un potentado desconocido si ello iba a redundar en el provecho familiar.
Habían despegado del gélido Estocolmo bajo una lluvia de nieve y cruzaban la URSS camino de Turquía. Cuatro horas de vuelo y ya estaría. Trató de imaginarse a su amante por una hora. De los árabes se tenían en Occidente dos imágenes estereotipadas y muy distintas entre sí ambas: el árabe seductor, alto, delgado, estilo Omar Shariff, que hace el amor con exquisitez mientras con la mano sostiene un vaso de bourbon, y el árabe gordo, vicioso, insaciable sexualmente, que viola más que seduce. Lamentó no haber preguntado al señor Truman a qué espécimen de árabe pertenecía el señor Animan. Sea de la especie que fuera era lo mismo, sólo sería un instante, yacer con él después de esa opípara cena de las mil y una noches, proporcionarle el máximo placer durante unos minutos y partir de nuevo hacia su Texarkana. Pero, se preguntó, ¿y si se tratara de un árabe seductor, bello, refinado, que le prendara realmente? Se quedaría allí, sí, definitivamente, en el desierto, sería la favorita de su harem, la reina del emirato, gozaría de los cuidados de los eunucos, se perfumaría con sándalo a diario, fornicaría con todos los esclavos del oasis y ofrecería su vulva húmeda a los labios concupiscentes del jeque. Notó el flujo en la braga mientras el avión describía círculos pre aterrizaje sobre el aeropuerto de Riad.

RIAD,
9 de setiembre, 12 del mediodía.
Hubert la reconoció nada más descender del avión Era inconfundible. No podía ser aquella árabe culona con aspecto de Christina Onassis pero sin tanto dinero, ni aquella lánguida y pálida inglesa que parecía romperse bajo el peso de la cámara fotográfica colgada del cuello, ni la pareja de italianas parlanchinas que competían en la longitud de sus bustos. Ella era la muchacha rubia, alta, ceñida en Jeans, que mascaba el chicle y fruncía los adorables morritos contrariada por la polvareda de arena que arremolinaba sus cabellos sedosos. Fue a su encuentro y le alargó la mano, primero para estrechar la suya pequeña y suave, luego para coger su equipaje en un gesto de galantería típicamente oriental.
─Venga, por aquí, el avión particular del señor Amman le está esperando. ¿Bien el viaje? Me alegro. Tranquila, es una persona muy sencilla y muy simpática. ¿Qué cómo es físicamente? Pues no es muy guapo, la verdad, un poco gordo. Sobre todo muy tranquila, comerá aparte y luego yo la introduciré en la tienda. Compórtese de forma muy natural, como si estuviera allí por casualidad, y sobre todo demuéstrele afecto y pasión. No creo que le cueste mucho. Es un hombre cariñoso y muy generoso, es posible que le obsequie, al partir, con un paquete de sus acciones. Tiene obsesión por la limpieza, aquí toda la gente adinerada la tiene, se lava las manos treinta veces al día, quizás recordando los tiempos en que eran pastores nómadas y se las lavaban una vez cada treinta años. Antes de ir a su tienda el servicio le dará un buen baño. ¿De acuerdo? ¿No tendrá el período? Se me olvidó recordarle a Harry que se lo preguntara. ¿No? Estupendo, no, es que si lo tuviera tendríamos que inventar algo. Sea suave con él, recuerde que estará recién comido, evite pues sentarse sobre su estómago, sobre su boca u otras posturas que puedan alterar su digestión. Suba, suba, hemos llegado.
El pequeño avión despegó y se elevó a setecientos pies sobre el suelo. El desierto abajo, eterno, uniforme, color curry, truncado a veces por la sombra verdosa de algún oasis o la raya negra discontinua de una caravana de beduinos surcándolo sobre sus camellos.
Hubert estaba a su lado y sus rodillas casi tocaban a las de Sally Jennifer. La proximidad de la muchacha le excitaba de una forma confusa. Envidió al jefe Muley Aminan y hubiera deseado suplantarle. La miraba de reojo, a través de sus gafas de sol, y no podía evitar verla desnuda, tal como aparecía en el desplegable de Playboy, con la mano derecha cubriendo, en un rictus típico de puritanismo americano, el pubis dorado. Se la imaginaba desnuda sobre la cama y él silueteándola con la lengua, humedeciéndola antes de penetrarla.
─Señor Hubert, ¿es usted de mi país?
─De San Francisco.
─Nunca he estado en San Francisco, bueno, en realidad nunca he estado en ninguna parte.
─ ¿Fuma?
─No, temo oler luego a tabaco y que el aliento le desagrade al señor Animan.
─Bien pensado.
Cuando tomaron tierra en aquella pista improvisada del desierto y una comitiva de land rovers acudió a recogerlos, Sally Jennifer comenzó a darse cuenta de que estaba verdaderamente en otro mundo, en un sueño del que formaban parte las impertinentes cabezas de los dromedarios que asomaban por entre los troncos de las palmeras, las bandadas de niños corriendo descalzos tras los coches con las palmas blancas de las manos extendidas -No pasan hambre, lo hacen con todos los extranjeros, es una tradición, le había dicho Hubert-, las enormes moscas verdes que revoloteaban, el color casi áureo de la arena del desierto que se replegaba sobre sí misma en suaves dunas. Y sintió miedo. Estaba allí, sola, en un mundo salvaje y hostil, podían hacer con ella lo que quisieran, y comenzó a mirar con desconfianza a ese Hubert que le acompañaba, a quien había descubierto mirando sin recato por entre la abertura de su blusa, tratando de absorber con sus ojos invisibles sus pechos húmedos de sudor.
La habían conducido a una enorme tienda roja y una nube de mujeres de anchas caderas, pieles morenas y curtidas, dientes blancos y enormes trenzas que les golpeaban en las anchas nalgas al andar la había rodeado y desvestido en un santiamén. Se tapó pudorosamente, pues en aquellos momentos sentía vergüenza de su piel tan blanca, y a la fuerza y entre risas aquellas ruidosas mujeres desenlazaron sus miembros que a toda costa intentaban cubrir los pechos y el pubis, y entonces se sintió untada por mil y un ungüentos olorosos, como si de un mueble barnizado se tratara, y comenzó a notar la piel cada vez más suave, exquisitamente tierna, brillante, sobre la que los dedos de aquellas mujeres resbalaban a una celeridad asombrosa produciéndole sensaciones placenteras que se traducían inevitablemente en un continuo flujo. Le extendían capas de aquel aceite perfumado en los pechos, en las nalgas, en el mismísimo pubis, y aquellas mujeres asexuadas de largas trenzas se reían cada vez que un estremecimiento de gozo la sacudía como un latigazo Luego la dejaron sola, ante un espejo, desnuda, con un plato de frutos secos y dátiles en el suelo y un alfombra roja adornada con dibujos de bailarinas ejecutando la danza del vientre. Quería cubrirse el cuerpo con alguna ropa, pero aquellas mujeres se habían llevado su jeans, su camisa, su sujetador y sus bragas, y la maleta no la había vuelto a ver desde que bajaron de la avioneta particular del señor Animan.

OASIS DE YABRIN, 9 de setiembre, 22 horas.
De las cabezas de cordero sólo comió los ojos y despreció los sesos y la lengua que asomaba por entre la dentadura abierta. El eunuco le llenó la copa de plata hasta los bordes y entonces las bailarinas entraron en la tienda dando saltos mientras los músicos arrancaban una melodía sinuosa con sus instrumentos. Animan alzó su copa y la chocó contra la de sus tres hermanos, contra la de su padre, contra la de su última esposa, contra de la Hubert, que comía la parte más despreciable del cordero, la menos noble: las patas. Con cuatro dátiles en la boca levantó su corpachón del suelo y salió de la tienda. Había anochecido y las estrellas brillaban en el cielo frío del desierto con intensidad. La tienda roja estaba a doscientos pasos, agitada su carpa por el viento. Se hizo acompañar de un eunuco, que llevaba una enorme jarra de miel caliente, y entró en su interior. La rubia americana estaba acurrucada en una esquina, como un animalillo asustado, y se levantó del suelo de un salto aparentando seguridad en sí misma. Amman sonrió mostrando su doble hilera de dientes de oro cuyo brillo cegó a la bella playmate, y dio la orden a su eunuco de embadurnar con miel a la muchacha. Al principio ésta no entendía bien los propósitos del orondo jeque, que entre tanto se iba deshaciendo de forma parsimoniosa de sus múltiples túnicas y fajas, y opuso cierta resistencia a que las manos del criado la sobasen deslizando la miel por su piel, pero luego se dejó hacer mansamente y permitió que el silencioso eunuco extendiera por los rincones más recónditos de su cuerpo la miel perfumada y pegajosa que solidificaba como una película sobre su carne. Se sentía animal, se sentía postre, y aguardaba tendida en la alfombra, con miedo al mordisco de aquel impresionante moro que ahora ya estaba completamente desnudo y era estimulado bucalmente por el eunuco, quedándose perpleja ante las dimensiones de su verga. El eunuco salió de la tienda y Aminan se arrodilló junto a ella. Cerró los ojos. Le repugnaba su aspecto físico, la flacidez de sus carnes colgando, el color oscuro de su pene circuncidado que casi arrastraba por la arena del suelo, sus enormes labios devoradores, que en un momento se posaron, succionando, sobre ambos pezones y los absorbieron con fuerza, como si de ellos esperaran extraer dulce leche, y luego a lengüetazos, sin prisas, la fue lamiendo, liberándola de la película de miel que la envolvía; sintió su lengua pastosa y grande bordear las comisuras de sus labios con un estremecimiento, temiendo que su boca fuera penetrada por ella, pero no, le lengua siguió el curso del cuello y limpió el espacio de entre ambos pechos, recorrió su vientre y se hundió en su pubis. Sintió asco y placer al mismo tiempo. Placer por aquella lengua que bordeaba sus otros labios de un dulzor empalagoso sin decidirse a entrar dentro, asco por la visión de aquellas enormes nalgas flácidas y morenas, excesivamente cercanas a su rostro, y la perspectiva de su pene oscilando entre ellas como un badajo, rozándole el vientre con su punta húmeda de la que colgaba un pequeño hilillo de semen, como una baba.

Cuando sintió que chupeteaba los dedos de sus pies, el último reducto de su cuerpo cubierto de miel, se preparó entonces para la penetración. Abrió los muslos todo lo que pudo, como cuando iba a ballet y su madre se horrorizaba pensando que de un momento a otro se le iba a romper el himen, levantó las nalgas y extendió los brazos en cruz como víctima que se entrega al sacrificio. Cerrando los ojos sólo veía su casa de las Montañas Rocosas, el yate fondeado en San Diego, Mlke pescando truchas, los niños rodando en sus bicicletas por las amplias avenidas. Contó hasta diez y no le sintió entrar. Abrió entonces los ojos. Estaba sola en la tienda. Sentía en su piel la molestia de las babas que le había depositado el jeque en lugar de la miel. No entendía nada. Se levantó despacio y gritó. Nadie acudió a la llamada. Luego se puso a reír. Se había estado mentalizando durante todo el camino para ser poseída por un moro y en el momento crucial aquel moro se había contentado con lamerla de arriba a abajo sin ningún otro fin que el puramente gastronómico de zamparse un plato de rica miel líquida en un envase carnal. Recordó lo que le había dicho Harry Truman e
n Estados Unidos y luego Hubert al aterrizar en Riad: ella era el postre de una suculenta comida.

Para comprar LA LANZADORA DE CUCHILLOS clique aquí
La lanzadora de cuchillos

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
It bears mentioning that there are also games and simulations available
to those wanting to learn to trade stock index futures.
Say you're doing as well at Chemistry, and as you are doing at Maths Extension 2, then instead of splitting your study time equally between the two (just because they are both worth 2 units each), you should spend more time on Extension 2, simply because it scales higher. Are you a Kansas City Chiefs or Pittsburgh Steelers fan.

my website runtsoft.net
Anónimo ha dicho que…
And Ouya, which is about the size of a Rubik's cube. While having a passion for playing games is important, getting a rewarding career in game design will require students to be a cut above the competition. It can go as far as ruining their experience since it is the last interaction they have with a game.

Feel free to visit my site ... http://euclock.org/modules.php?name=Your_Account&op=userinfo&username=OliverSel
Anónimo ha dicho que…
Like any game, when we stay within the rules, we score,
and when we play outside the rules there of course is a penalty.

However, every character in the game (even supporting players) should
be presented in this same detail. Preparing to apply to the dozens
of other game development companies for video game jobs
will enable you to expand and diversify your list of possible employers,
and your chances of getting hired will increase tremendously.


my web page :: [主页]
Anónimo ha dicho que…
Aside from the usual fare of alternative rock,
jazz, and pop, among others, this station also showcases the work of and
connects with indie artists from all over the globe. This will consequently put many of them out of business or in bankruptcy.
The interface is user-friendly and intuitive, providing you with an easy way of navigating through
the settings, configuring playlists and managing your media collections.


Have a look at my blog post: simply click the up coming post
Anónimo ha dicho que…
Come prepared with hot dogs and buns, as the chalets are equipped with a barbeque and shower facilities as well.
Just a few evenings ago we were at a meeting with other volunteers to find out more about RSVP: the
Retired Senior Volunteer Program. Be comfortable in its
open-air concept restaurant, where you might even sit in a table and look
up to see stars in a clear night sky.

My site; chillout radio
Anónimo ha dicho que…
One thing that is fast becoming a great tool for online music promotions is internet radio.
In addition to music, they broadcast preaching
and teaching from Jimmy Swaggert and other pastors and teachers
who work with the ministry. Shoutcast, Live365, and Yahoo Launch - Cast are some
of the renowned Internet radio networks.

Also visit my web-site :: https://vle.um.edu.mt/mvu/user/view.php?id=65724&course=1
Anónimo ha dicho que…
Once the game is 80% complete you will need to work on the sound.
Port forwarding lets you specify which ports the game needs to perform at it's best. You can also customize the car including retractable hanggliders.

My site :: http://www.blesele.org/member/80295/
Anónimo ha dicho que…
Like any game, when we stay within the rules, we score, and when we play outside the rules
there of course is a penalty. All spaceship game leveling
systems are designed slightly differently, but there
are some general concepts that apply to all games in this genre.

If you want to be able to hit the ball further and harder, you should keep
in mind to keep your grip on the bat loose, your swing should
begin with your legs and hips, and finally, you must always follow your bat through.


My blog post http://www.spielespielen24.de/other/oldest/9
Anónimo ha dicho que…
Once the game is 80% complete you will need to work on the sound.

Don't leave the landscape designing and terrain optimization to the last moment. It is recommended that the golfers select those putters with which the golfers feel good and works well with their gaming pattern.

Also visit my blog; kostenlos spielen - www.wellingtonflyfishers.org.nz
Anónimo ha dicho que…
Let's think of words that sound dirty but really aren't.
they simply need to learn that you will not be able to appease everyone of your
player-base. It can go as far as ruining their experience since it is the last interaction they have with a game.


Here is my web page click the next website page
Anónimo ha dicho que…
Much like Safari, the Camera app, the App Store and i - Pod, Game Center has no
option to be deleted when editing your apps. However, every character in the game (even supporting
players) should be presented in this same detail.
The main reason why you would want to do this is simple, you can unlock the true potential of your purchase.



Check out my homepage :: just click the following post
Anónimo ha dicho que…
Similar to the cue ball that is shot in pools; this
game involves coins and strikers that are essential
to play carrom game. Aside from the obvious difficulties of pitching so brilliantly in such a high pressure situation, Larsen's feat is even more impressive when one considers that the Dodgers had four future Hall of Famers in their lineup: Duke Snider, Jackie Robinson, Roy Campanella and Pee Wee Reese. Harry Potter Hogwarts is one more entry into this new series of LEGO board games.

My blog ... Visita il mio sito
Anónimo ha dicho que…
Much like Safari, the Camera app, the App Store and i - Pod, Game Center has no option to be deleted when editing your apps.
Aside from the obvious difficulties of pitching so brilliantly
in such a high pressure situation, Larsen's feat is even more impressive when one considers that the Dodgers had four future Hall of Famers in their lineup: Duke Snider, Jackie Robinson, Roy Campanella and Pee Wee Reese. The most unique thing about Ouya is that it is said to be "open" -- although what this means is up for interpretation.

Also visit my web blog - Www.Spielespielen24.De
Anónimo ha dicho que…
The new EP Pure Wet is a masterclass in experimental
baselines and echoey, breathy vocals all underpinned by varying funk and R&B-based rhythms.

At a bargain 100 bolivianos for 4 hours, they have enough power to
get 2 gringo-sized riders up the local hills. Be comfortable in its open-air concept restaurant, where you might even
sit in a table and look up to see stars in a clear night sky.


my web-site :: Visit posters website
Anónimo ha dicho que…
Similar to the cue ball that is shot in pools; this game
involves coins and strikers that are essential to play carrom
game. It combines RPG elements and strategy for a very interesting game
where you must stop the rows of pirates ship from making their way down the river.
Preparing to apply to the dozens of other game development
companies for video game jobs will enable you to expand and diversify your list
of possible employers, and your chances of getting hired will increase tremendously.


Feel free to visit my web page; click through the following website page ()
Anónimo ha dicho que…
They help separate the fishing men from the boys, so you can find an excellent guide who really knows what he's doing. Spinning - Trout are aggressive and definitely will strike and eat smaller fish. When the water arrives at the inlet, most oxygen is dissolved because of the abrupt transformation of water movement.

My web page - visit the up coming document :: ::
Anónimo ha dicho que…
They help separate the fishing men from the boys, so you can find an excellent
guide who really knows what he's doing. The 360 Series from Aqua-Vu is specifically designed with a rugged encasement for ice fishing. Yet sometimes a net is better to use because it usually doesn't harm the fish and will most likely be easier for you to prepare the fish for later.



Here is my weblog :: http://www.arthritistrainee.ca/groups/effective-fishing-solutions-insights/
Anónimo ha dicho que…
And indeed Robert has made the paramount sterling
effort, guided by his mentor, with beads of perspiration on his brow,
Robert has brought it in to the landing net. Depending
on how you're going to want to do your fishing you'll want to
find a boat to rent for Michigan fishing. One can find another 2 options as to wholesale fishing rod, which might be hollow-tip rods and reels and spliced-tip rods.



My web blog - Visit posters website (http://imhere.wima.ac.id/)
Anónimo ha dicho que…
We can compare these three powerful mediums; newspaper, radio and TV,
to the transitional phases of the Internet, which went
quickly from obscurity to a household “must have". The station has to be approved and then it will be added to the list. There are sophisticated Wi-fi Internet radios available now, which are available complete with speakers, are portable and do not require a computer.

My web site - internetradio aussetzer
Anónimo ha dicho que…
For example, if you just moved from Miami to Chicago, there are probably not a lot of Salsa radio stations to
listen to in the Windy City. Internet radio involves the delivery of audio
programming via digital means from one computer to other computers
over the internet. So the next time you want to listen to new
music you wouldn’t here on commercial radio, consider Internet radio.


Also visit my webpage; internetradio aussetzer []