LOS LIBROS DE MIS AMIGOS

Conocí a Julio Murillo en los tiempos en que él dirigía PLAYBOY y yo colaboraba en la edición española de la revista de Hugh Heffner, aunque ninguno de los dos fuimos invitados a las fiestas que solía dar el magnate americano en su mansión californiana. Ya nos hubiera gustado. Luego él se puso a escribir buenas novelas, convirtiéndose, en muy pocos años, en un referente del género histórico. La calidad de sus libros anteriores ─ LAS LÁGRIMA DE KARSEB, LAS PUERTAS DEL PARAÍSO y EL AGUA Y LA TIERRA─ son un aval para adentrarnos en la lectura de SHANGRI─LA, su última novela, que supone un giro temático y estilístico en su brillante e imparable carrera literaria.

SHANGRI-LA,
LA CRUZ BAJO LA ANTÁRTIDA
de Julio Murillo (Martínez Roca, 2008) 540 pgs.
No sé si es casualidad, pero éste ha sido el año de libros de ficción sobre el nazismo ─ LAS BENÉVOLAS, EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS, EL NECROMICÓN NAZI y mi propia novela EL MAL ABSOLUTO ─, y entre ellos se inscribe SHANGRI─LA, LA CRUZ BAJO LA ANTÁRTIDA, galardonada con el prestigioso Premio Alfonso X, la voluminosa novela─ pero que se lee en un santiamén ─del escritor Julio Murillo, un especialista del género histórico que aquí combina con el trhiller y la ficción política, porque Murillo parte de algo muy inquietante: ¿Y si Adolfo Hitler no murió en su bunker de Berlín sino mucho más tarde? ¿Y si los nazis prófugos hubieran fundado un imperio clandestino bajo la Antártida?
De eso va esta absorbente novela, escrita con maestría, bien dialogada, dotada de ritmo sincopado y casi cinematográfico, de nazis que se resisten a desaparecer y aspiran a renacer de su imperio destruido, de nazis que están entre nosotros, dominando todavía, a través de una despiadada organización sectaria llamada Última Thule, los destinos políticos del mundo. ¿Ficción o realidad? Pues no lo sabemos, y eso es lo que explota Julio Murillo para sembrar la inquietud en el lector.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Querido José Luis...
Te agradezco de corazón los términos y elogios que utilizas a la hora de hablar de Shangri-La. Me alegra muchísimo que te haya hecho pasar unas horas felices y agradables. Soy de los que creen que las novelas, más allá de propiciar la reflexión o ilustrar de forma amena, deben entretener, como el buen cine. Y con ese libro me fijé esa humilde pero gran meta. Gracias por tu amistad. A ver si vienes por Barcelona, que se te echa en falta. Un abrazo. Julio Murillo