EL APUNTE

SE NACIONALIZA
.
LO PRIVADO,
.
SE PRIVATIZA LO PÚBLICO

En estos tiempos de turbulencias económicas andamos todos un poco desorientados y con la mirada angustiada fija en la hipoteca y el Euribor. El huracán de Estados Unidos se está convirtiendo en tsunami mundial y nadie parece estar a salvo de esa gigantesca ola que arrastra el sagrado precepto que liga al capitalismo con las reglas del mercado. Pues ahora resulta que el mercado no es todo, que el mercado la caga y de forma estrepitosa. Estupor causa que se hable en Estados Unidos de nacionalizar bancos cuando es el país adalid de lo privado en contra de lo público, hasta las guerras pretenden que las lleven empresas privadas, y ya lo han hecho, en parte, en Irak, ensayo catastrófico de su política internacional. Cuando soplan aires por todo el mundo, malos vientos, hay que decirlo, que van en pos de privatizar algo tan poco privatizable, tan de servicio público, como es la sanidad o la educación, parcelas que la avidez del capital quiere arañar, va Estados Unidos e interviene directamente en las ruinosas economías de sus bancos y los salva de la quiebra con toneladas de dinero público. Llama la atención, en todo ese rifirrafe en el que vuelan cantidades astronómicas y se hablan de pérdidas cuantiosísimas, que nadie sabe a ciencia cierta quién es trilero, o si el trilero resulta ser todo el sistema financiero que estuvo descontrolado alegremente en una época de euforia. Cuando, ahora hará un año, estuve en Estados Unidos, conduciendo por las carreteras de Florida, me llamó especialmente la atención una vía secundaría que conocen como la carretera de la vergüenza. A ambos lados de la misma, perdidas en los bosques infinitos, proliferan cientos, miles de caravanas, en donde los desheredados de la tierra, los, en teoría, causantes de toda esa ruina, malviven después de que el banco clavara en el césped de sus casas el letrero de “En venta” porque no tenían dinero para pagar su hipoteca basura. Espero no ver nunca ese paisaje desolador en Europa, pero al paso que vamos, y en aras de la globalización, todo puede ser posible.

JOSÉ LUIS MUÑOZ

Comentarios

BACO ha dicho que…
Todo lo que está ocurriendo tiene un nombre: fracaso absoluto del sistema capitalista; y un apellido: fracaso absoluto del liberalismo económico-político.
El único que se mantiene en sus trece es Aznar y, ésta vez, con toda la razón: ni un duro de lo de todos para financiar a aquellos que no supieron gestionar.
¿Colapso del sistema? Efectivamente, se para la rueda. como todo lo que deja de tener empuje y ya ha perdido la inercia.
Si no pago mi hipoteca me quitan el piso, y, si fuese un desheredado social, me metían en la cárcel. A los gestores de estos bancos que año tras año triplicaban beneficios, no les va a ocurrir nada. Nada de nada.
un abrazo