CINE

THE ACT OF KILLING
Joshua Oppenheimer



En 1967 el general Suharto dio un golpe de estado en Indonesia, el país musulmán más poblado del mundo, y diseñó borrar de la faz de la tierra a su importante partido comunista. Grupos paramilitares actuaron con total impunidad, entre otros la milicia Pemuda Pansaquilla presente en este film, y se dedicaron durante un largo año a exterminar físicamente a los comunistas o a los que ellos creían que lo eran. El saldo aterrador de aquella matanza se cifra en un millón de personas asesinadas, aproximadamente. Ese crimen, como otros muchos de la Humanidad, quedó impune y no fue muy aireado en los medios ya que se produjo en plena guerra fría y la lucha entre el bloque comunista y Estados Unidos se llevaba a cabo en terceros países. Tampoco el cine se ha acercado mucho a esa masacre, sino de forma tangencial, como hiciera el australiano Peter Weir en su película El año que vivimos peligrosamente, interpretada por Sigouney Weaver y Mel Gibson. Joshua Oppenheimer, hijo de judíos asesinados en el Holocausto nazi, Christine Cynn y un director indonesio que prefiere mantenerse en el anonimato por miedo a represalias, son los directores de este docudrama producido por Reino Unido, Noruega y Dinamarca que recoge esa atrocidad adoptando un punto de vista muy original que distancia al espectador del horror: los verdugos asesinos de aquella época interpretan sus propios papeles y representan las tropelías que realizaron para una hipotética película que ellos creen les puede catapultar a la fama.

Sigue leyendo en TARÁNTULA

Comentarios