CINE

HELI
Amat Escalante
JOSÉ LUIS MUÑOZ en TARÁNTULA




La primera secuencia del film sitúa al espectador ante lo que va a ver: una desvencijada pickup, que circula por una pista de tierra, lleva en su zona de carga dos cuerpos ensangrentados, medio desnudos y amordazados que todavía respiran y a los que sus guardianes pisan en la cabeza; el vehículo se detiene junto a un puente y los que van en él se bajan y cuelgan uno de esos cuerpos moribundos que experimenta una sacudida mortal. Este es un macabro y habitual rito de los narcotraficantes mexicanos que utiliza Escalante como sintonía de ajuste de lo que va a ser su película, el reflejo de un México que no deja de horrorizarnos a través de lo que leemos en la prensa y de las imágenes de los telediarios.

Comentarios