CINE / HIPÓCRATES, DE THOMAS LILTI

HIPÓCRATES
Thomas Lilti

Publicado en El Cotidiano y Tarántula
Cine de denuncia francés, bien facturado aunque algo convencional. Mejores intenciones que resultados últimamente en una cinematografía vecina que se destaca por su actividad frenética y su temática social. Hipócrates va de médicos y hospitales, como su nombre indica, aunque nada tenga que ver con Hospital Central, Urgencias o House, la serie de televisión que ven y critican precisamente los médicos residentes de un más que mejorable hospital parisino en el que los recortes, por culpa de la rentabilidad, han hecho estragos. ¿Suena la música?

Benjamin (Vicent Lacoste), el hijo del director, el doctor Barois (Jacques Gamblin), entra como médico novato en ese centro hospitalario y pronto comprueba en carne propia las deficiencias del sistema sanitario en el que médicos y enfermeras son verdaderos héroes que viven bajo una terrible presión para no cagarla, pues cagarla equivale a enviar a un paciente al depósito. La inexperiencia de Benjamin se contrapone a la experiencia de Abdel (Reda Kateb, al que hemos visto en La noche más oscura, Un profeta o Lejos de los hombres, y recibió el César al mejor actor secundario por esta interpretación), un médico residente argelino para el que sólo prima el bienestar del paciente y su sanación cuando ésta es posible. Sobre esos dos personajes, primero enfrentados por los celos profesionales, pero que luego hacen piña, construye Thomas Lilti (1976)médico de profesión que utiliza el escenario del hospital Raymond Poincaré en donde ejerció como plató cinematográficosu segundo largometraje que es un canto a esa profesión/vocación de la que tanto dependen nuestras vidas, y como telón de fondo el centro sanitario cutre con enfermos dolientes y un equipo abnegado de enfermeras y médicos que no puede más y eleva su voz de protesta contra esos recortes que en tiempos de crisis están laminando a la población, matándola directamente.


Hipócrates es una película oportuna donde las haya, con buenas interpretaciones y una visión crítica del mundo hospitalario servida a través de una tragicomedia iniciática que funciona sin desmayos a pesar de algún que otro exceso como la borrachera de Benjamín que precipita el desenlace algo panfletario del film, con mitin incluido. Thomas Lilti, su director, que sigue ejerciendo como médico generalista, confiesa que el joven protagonista de su película era como él cuando empezó con su profesión, y, como conocedor de su mundo, mete al espectador en el gueto cerrado y opresivo de un hospital en el que trabajadores sanitarios y médicos conviven el 90% de su tiempo y de dónde no sale ni un instante la película. 

LA DOBLE VIDA. Llega mi última novela negra y erótica en formato ebook a Estados Unidos publicada por Sub-Urbano Ediciones de Miami y descargable al precio de 3,99 USD clicando a continuación descargue LA DOBLE VIDA
La vida de Arturo O`Keefe, un prestigioso publicista español de padre norteamericano, empieza a torcerse en cuanto frecuenta los ambientes de la prostitución y asume su doble vida. Comprar sexo y convertir a esas mujeres en esclavas le proporciona un retorcido placer al mismo tiempo que lo aleja de su familia y su trabajo. De forma imparable, y sin que pueda evitarlo, esas relaciones con mujeres venales, que son cada vez más violentas, le crean una adicción y harán que salga lo peor de él, una tara genética que ya tuvo su padre y él ha heredado intentado, en vano, ocultarla.  

Comentarios