CINE

La decadencia de Wong Kar Wai



Parecía cuestión de tiempo que el director de Chungking Exprés cayera en la tentación del cine coreográfico de artes marciales en el que han sucumbido anteriormente colegas exquisitos como Ang Lee (Tigre y Dragón) o Zhang Yimou (Hero, La casa de las dagas voladoras, Una mujer, una pistola y una tienda de fideos chinos), y más habiendo rodado un film muy anterior a todos por los que ha sido considerado un director de culto en 1994 llamado Ashes of time. Su retorno a la madre patria, tras el desaguisado cromático que supuso My Blueberry Nighst rodada en Estados Unidos, es The Grandmaster, la historia más o menos fiel del maestro de Kung Fu de Bruce Lee Ip Man (Tony Leung, su actor fetiche), un homenaje a ese tipo de cine Z que causó furor en la excolonia británica, un experimento tan arriesgado como el de Ang Lee en Hulk, pero el director de La tormenta perfecta optó por ceñirse a los parámetros populares para llevar a la pantalla el cómic mientras Wong Kar Wai convierte en arte estilizado el género cine de Kung Fu, casi un oxímoron. siga leyendo en CULTUIRAMAS

Comentarios