CINE

EL EXTRAORDINARIO VIAJE DE T.S. SPIVET
Jean Pierre Jeunet


La imaginativa filmografía de este director galo que nos sorprendió con Delikatessem, fue fiel a los presupuestos de la serie Alien en Alien Resurrección, deslumbró con esa madalena de buen rollo que era Amelie, sin duda su trabajo más redondo, y conmovió con el drama bélico Largo día de noviazgo, parece agotarse en El extraordinario viaje de T.S. Spivet. Jeunet repite en esta película, que gira en torno a un portento infantil, T.S. Spivet (Kyle Catlett) que es fichado por el instituto Smithsonian cuando recibe un prestigioso premio y vive en el Oeste entre un padre vaquero dipsómano (Callum Keith Rennie) que liba sin cesar, una madre, la doctora Clair (Helena Bonham Carter) obsesionada en atrapar insectos, su hermana Gracie (Niamh Wilson) preocupada por su imagen, y un hermano ausente, algunos de sus ingeniosos gags anteriores que aquí, curiosamente, dejan de tener la gracia que tuvieron antaño. Ni siquiera la concepción visual del film (la pantalla cruzada por fórmulas matemáticas, dibujos o partida) está a la altura de los últimos trabajos del director de Delikatessem. Tampoco ayudan mucho los intérpretes del film, una Helena Bonham Carter amiga de papeles estrafalarios desde su relación amoroso laboral con Tim Burton y un elenco de actores infantiles bastante anodinos. Se queda a medio camino la última película de Jeunet entre el film infantil, al que le sobraría ironía, y el cine surrealista mágico, al que le sobraría melaza, y es en alguno de sus principales tramos (la fuga del niño y su viaje a Washington DC para recibir el premio) realmente insulso y aburrido. 
siga leyendo en EL COTIDIANO

Comentarios