LA FOTO

G8.
¿Qué mira Obama?
¿De qué se ríe Sarkozy?

Ser fotógrafo es, muchas veces, la habilidad de cazar el instante con un simple click, la suerte de estar en el momento preciso y hacer la toma desde el ángulo adecuado. Esta foto, tomada mientras los mandatarios de los países más importantes y ricos de la tierra se reunían en L’Aquila, la ciudad italiana devastada por el terremoto, y que lo sigue a fecha de hoy porque Berlusconi está por otras labores, tiene mucho interés, porque habla de lo que ya sabíamos, de que los poderosos de la tierra no son ajenos a las debilidades humanas.
Podría pensarse que Obama está buscando el escalón en donde asentarse comodamente para la previsible foto de familia que vendrá ─ al fondo está Lula, puede que detrás otros mandatarios que se entretienen antes de entrar en el cuadro de la fotografía solemne que eternice el evento ─ pero la mirada sonriente y cómplice de Sarkozy, que está al lado y mira exactamente lo mismo que su colega norteamericano, desmiente esa suposición de plano. Obama tiene los dos pies perfectamente asentados en el escalón, y si trazamos una línea que parta de sus ojos veremos que no mira al suelo. Lo que está mirando el primer presidente negro de Estados Unidos, su gran esperanza, en un gesto de humanidad que lo hermana con el resto de seres del planeta, es un magnífico culo. Y lo hace con cierto disimulo, con esa elegancia que lo hermana, según el escritor mexicano Carlos Fuentes, a Fred Astaire por sus aires de bailarín, la misma elegancia que despliega cazando una mosca inoportuna en un estudio televisivo: primero, una advertencia; luego un palmetazo letal que manda la mosca cojonera a la moqueta, muerta pero entera. El culo, que siempre hay que imaginar debajo de su falda, lo que desata la fantasía, parece hermoso y digno de mirar. Sarkozy así lo confirma desde el otro extremo de la foto mientras roza su labio sonriente con el índice. ¿Se trata de una mujer hermosa? Seguramente, porque da la sensación de que Obama primero ha mirado su rostro y luego, irremediablemente, cuando ha pasado por su lado, quizá sonriéndole, no ha podido evitar mirar su trasero. Hay quien me dice, malévolamente, que con el trasero que tiene en la Casa Blanca tiene bastante. Y ahí aparece Michele Obama, tras su marido, ajena a la foto, de frente y con la cabeza cortada, ignorante de la pequeña pillería de su consorte. Hay quien, en un afán de exonerarlo de esa mirada cargada de testosterona, afirma que esa mirada va destinada a las sandalias que cubren los pies de la bella mujer ─ ¿sandalias, y no zapatos de tacón, en una cumbre del G8? ─. Al principio quise creer que esa mujer, de larga y alborotada melena rizada, vestida con cierta desenvoltura y tan cómodamente calzada, sería la primera dama de alguno de los participantes, pero ¿de quién?, hasta que una garganta profunda me ha desvelado que se trata de una bella e inteligente asesora del presidente Lula da Silva.
Obama, en esta instantánea, emula a Vinicius de Morais en la playa de Ipanema, cuando admiraba los andares de esa garota que inspiró su más conocida y sensual melodía.
En el G8 también hay un resquicio para la carne, y la picardía, mientras unos cuantos tratan de arreglar este desordenado mundo. Una felicitación al fotógrafo que captó ese instante al que no hace falta poner palabras. Esta es una foto que habla por si misma, como todas las buenas fotos. Pero yo no pude vencer la tentación de ponerle texto.

Comentarios

Me gusta como lo cuentas!!!
José Luis Muñoz ha dicho que…
Gracias, Morgana artúrica.
Lena García feijoo ha dicho que…
Hola José Luis: apenas comienzo a mojarme los pies en las aguas de tu blog: invitan a una zambullida y con largas y profundas buceadas. ¡Me encanta! Ya lo hare poco a poco, dándole los tiempos que merece.

Por lo pronto: esta reseña-comentario alrededor de la foto (excelente ens í) me ha encantado. Media Luna en la cara de entrada, con carcajadas de vez en vez al acentuarse el humor en tu texto. ¡Excelente! Pluma vieja la tuya, experta, sabe su danza. Y desde luego, con esa imagen imposible vencer la tentación de "hablar". felicitaciones cómplices para el fotógrafo y para ti una abrtazo cálido de quien se inicia en tus sombras y luces. Ya me verás asomándome por aquí y por allá. Gracias por invitarme...
Lucas elkoalapuesto ha dicho que…
jajaja todos los hombres somos unos guarretes... o qué?
José Luis Muñoz ha dicho que…
hey...un comentario acerca de la foto sobre la que usted comenta...la foto de obama y sarkozy mirando a la chica?, estan sacadas de contexto, cuando se ve todo el clip, se da uno cuenta de eso...obama, ayudaba a una miembro de su cabinete a posicionarse al frente...le sugiero que revise bien el tema porque cuando se reportan cosas que no son correctas se corre el riesgo de perder la credibilidad como periodista.
un saludo.
a.b.
José Luis Muñoz ha dicho que…
Muchas gracias por su aclaración. No sabía que existía una secuencia y sólo me he limito a comentar lo que me sugería esa foto. El texto no es más que una sonrisa a un evento tan serio como éste. Seguro que usted tiene razón, ya que ha visto toda la secuencia, lo que es una buena prueba de lo abiertas a interpretación y lo manipulables que son ciertas imágenes y hasta ciertos textos. No dudo de la caballerosidad del sr. Obama y del sr. Sarkozy, que tienen todos mis respetos. Otra cosa sería si en el cuadro hubiera aparecido el sr. Berlusconi.
Saludos
Anónimo ha dicho que…
QUE BUENO UN 10 PARA EL FOTOGRAFO
Y POR LA FORMA DE NARRAR LA INSTANTANEA PERDON POR TUTEARTE PERO ERES UNA MAQUINA ESCRIBIENDO
Y BIEN HECHO ADEMAS
INOCENTE DELGADO
José Luis Muñoz ha dicho que…
Muchas gracias por todos los comentarios. Especialmente por los de Inocente Delgado y Lena García Feijoo.
Anónimo ha dicho que…
Estimado José Luis;
La fotografía,como tal, es subjetiva.... sólo se puede a travéz de ellas, de las imágenes impresas, suponer que ocurrió, pero algunas hacen un retrato exacto e inequivoco del momento...
En el caso concreto de la que fue tomada a Obama, habrán quienes sostengan que no fue lo que realmente ocurrió, pero no hay duda que usted, hace una buena conjetura de lo que seguramente mucha gente se niega a ver en los mandatarios más respetables, su lado lascivo.
Indudablemente que una muestra de inteligencia es que nadie se deje guíar por el deseo más allá del deber.
Cómo siempre leer lo que usted escribe es un verdadero deleíte.
Con mucho afecto su amiga:
Anónimo de México.
Anónimo ha dicho que…
A través de ella... haré una lista de la pálabra a través para que la "z" no se cueleen lugar de la "s"... en México se pensaría que es un mensaje velado de una organización criminal denominada "Los Z´s", en mi caso fue un error de dedo. Me disculpo de antemano y mil gracias.
Anónimo de México.
José Luis Muñoz ha dicho que…
Muchas gracias, amiga mexicana.
Una lectora de este blog precisamente me apercibió de lo errada de mi maliciosa interpretación, porque la foto formaba parte de una secuencia. Quíenes no fueron nada inocentes son los medios que publicaron la foto, sin mas, fuera de contexto y susceptible de un comentario como el que hago que, ya aviso, no es más que un guiño humorístico a esos dos mandatarios.
desfacedora de entuertos ha dicho que…
Pues ya puestos, hay que mirar los pies de Sarko, lleva alzas, y no consiente que se le note y en esta foto lo disimula... mal, pq se nota a pesar de su buen corte de pantalón que le tapa totalmente la altura de los zapatos, pero como que había que sacar a la chica de rojo de espaldas y entera, y el nivel de las pisadas era ese... Pues blanco y en botella, comparad los zapatos de BO y los de él son altos de empeine y tobillo, hmmm!!
Me ha gustado este blog.
Repetiré
José Luis Muñoz ha dicho que…
Pues gracias, desfacedora, por tu buena vista. ¡La de cosas que salen de una foto! Lo de Sarkozy es previsible, más teniendo una novia tan alta. Javier Marías hizo un comentario cruel pero acertado de él: era como Louis de Funes, pero con pelo.
Sílice ha dicho que…
Curiosa la foto y buenos los comentarios...

Que pases bien tus vacaciones, José Luis. Un abrazo.

Inma
José Luis Muñoz ha dicho que…
Muchas gracias, Inma. Buenas vacaciones, buenas lecturas y mejores escrituras.
Un abrazo