CINE

NYMPHOMANIAC PARTE 1
Lars Von Trier
JOSÉ LUIS MUÑOZ en EL DESTILADOR CULTURAL




Que un director vanguardista, y, por lo tanto, minoritario, se vaya convirtiendo cada vez en más mayoritario  y consiga que a su alrededor se forme una base sólida de espectadores sin, en teoría, hacer ningún tipo de concesión al cine comercial, es algo que pocos directores lo consiguen. Lars Von Trier sea quizá el más aventajado de ellos. Lejos ya del dogma que impulsó, haciendo del catarismo cinematográfico su divisa aunque en su penúltima película, la espléndida Melancolía, aún coleaba alguna secuencia dogmática , el danés consigue concitar el interés, y el escándalo, allá adónde vaya, sea a un festival de cine, por unos comentarios poco adecuados hacia la figura de Hitler, o por lo de esta película, cuya primera parte se estrena, en la que utiliza elementos propios del cine porno (penetraciones, eyaculaciones) que no son completamente novedosos en su filmografía y ya aparecían en Los idiotas, sin ir más lejos. 

Comentarios