CINE

EL GRAN DIPSÓMANO
José Luis Muñoz



Descubrí a Peter O`Toole en un thriller bastante anodino aunque de buena factura inglesa, El robo al Banco de Inglaterra, dirigida por John Guillermin; pese a su blanco y negro reparé enseguida en su mirada electrizada y enloquecida, de la que se sirvió David Lean para lanzarlo al estrellato en Lawrence de Arabia, la película por la que seguramente siempre será recordado el alto, rubio, aristocrático y bastante afectado actor irlandés que midió, en esta película a su medida, sus fuerzas con buena parte del elenco masculino de Hollywood y salió ganador. Su belleza turbadora y ambigua le hizo ser el ángel exterminador cuya mirada incendiaba Sodoma y Gomorra en La  Biblia de John Houston y el policía bueno que salvaba al salvaje inuit Anthony Quinn en Los dientes del diablo de Nicholas Ray. 
siga leyendo en REVISTA TARÁNTULA

Comentarios