VIAJES

RIGA, LA PARÍS DEL NORTE


Quizá le venga un poco grande el apelativo de la capital de Letonia, lo de París del norte, pero, al contrario de la bella y delicada Tallin, un bombón cuidado con esmero y explotado a conciencia, Riga, con sus casi setecientos mil habitantes sí parece una gran capital. Bordeaba por el ancho Daugava, que lo cruzan una serie de puentes, y circundada por el otro extremo por un parque frondoso que sigue el zigzagueo de un canal navegable por pequeñas embarcaciones, la ciudad antigua, que ha perdido casi todos sus vestigios defensivos, salvo alguna que otra torre cónica solitaria que mantiene su tejado a dos aguas de teja, no es, ni por asomo, tan bella como Tallin pero también es Patrimonio de la Humanidad. 

Comentarios