EL LARGO ADIÓS


ÓSCAR PÉREZ
José Luis Muñoz
Los 33 años pueden ser, sin lugar a dudas, la mejor edad de la vida. El 33 me gusta tanto, o el recuerdo lejano de lo que fui a esa edad, que figura, si lo han observado, en mi dirección electrónica y no es casual. A los 33 uno está en una inmejorable plenitud física y, mentalmente, se despega de una juventud que en muchas ocasiones es un lastre. Toda una vida por delante y fuerzas más que suficientes para encararla. Pero para algunos es a esa edad cuando se despiden del mundo. 33 años tenía la última víctima que se ha cobrado la montaña, una mantis feroz que devora a sus amantes.
La de Óscar Pérez, el avezado montañero oscense que, cuando escribo estas líneas, debe de haber volado más alto y habrá dejado su cuerpo en los 6200 metros de una repisa del Latok II que será su nicho, era, parafraseando la novela de Gabriel García Márquez, la crónica de una muerte anunciada. Y un cúmulo de desdichas, más otro tanto de improvisaciones y pésima gestión del operativo de rescate, han hecho imposible lo que, de haberse efectuado con una celeridad máxima, habría sido un milagro: salvarle la vida.
El desenlace de esta tragedia de verano, relegada a las últimas páginas de los diarios, en la sección de deportes de los telediarios ─ ¿debe ser tratado en ese apartado la agonía de un montañero? ─ se hizo evidente desde un principio por su escaso, o nulo, eco mediático. Todos sabemos lo que mueve una primera plana de un diario nacional, o la primera imagen en los informativos televisivos. Nada de eso sucedió. Óscar, para su desgracia, se mantuvo en un discreto quinto plano tapado por el rifirrafe nacional PSOE/PP, y seguramente muchos se habrán enterado de su dramática odisea ahora, que ya no sirve para nada sino para el lamento.
Ni los medios de comunicación han hecho mucho para salvarle la vida, ni los políticos se han esforzado, salvo en descolgar un teléfono tardío, cuando ya, seguramente, y ojalá haya sido así visto el desenlace, Óscar Pérez descansaba para siempre en la montaña que tanto amó y acabo matándole.
En el caso del desafortunado escalador se ha conjugado la mala suerte con la ineficacia más absoluta, y, a la vista de los hechos, cabría preguntarse porqué no existe un protocolo de urgencia para estos casos, un mecanismo automático que funcione y acelere los rescates en la alta montaña.
Durante todos estos días me he estado haciendo siempre las mismas preguntas ¿Por qué el ejército paquistaní tardó tanto en ofrecer un helicóptero y, cuando lo hizo, se equivocó y plantó al equipo de rescate en un lugar muy distante haciendo perder un tiempo precioso? ¿Por qué los directivos del club Peña Guara no actuaron con la máxima celeridad e implicaron al gobierno de la nación desde un primer momento, sabiendo que las horas, y no digamos los letales once días transcurridos desde el accidente al intento frustrado de rescatarle, son vitales? ¿Por qué el gobierno de la nación no se tomó con más interés el caso de Óscar Pérez y sólo reaccionó in extremis, lo que parece evidenciar que ni siquiera leyó las páginas de deportes de los diarios, ósea, que no se enteró ni por la prensa?
El rescate del escalador, de haberse puesto en marcha con la celeridad requerida su operativo, hubiera sido complicado, arriesgado y, probablemente, no lo habría salvado, pero tenía una oportunidad entre mil que la ineficacia y la desidia con que se ha actuado relegó a cero absoluto. El trauma de sus compañeros que no consiguieron llegar hasta él, por agotamiento físico y por falta de aclimatación a la altura, debe de haber sido espantoso, y el dolor de su familia y allegados, pendientes de una falsa esperanza que se derrumbó con el empeoramiento del tiempo, mayúsculo.
Nadie sabe cuándo murió Óscar Pérez, cuántos días aguantó en la soledad de su repisa con el cuerpo roto y congelado, lo que pasó por su cabeza en todo ese tiempo que se le haría eterno, si escuchó el ruido de los rotores de los helicópteros que volaban para que resistiera.
Hoy, mirando la última instantánea de Óscar Pérez en ese Latok II que, los que no somos adictos a la escalada, desconocíamos y que es de una belleza desoladora, he visto claramente la muerte anunciada en su mirada, como se la vi el primer día en que empezó su dramática agonía vertical.

Comentarios

M.Deveriá ha dicho que…
Estuve pendient de Óscar desde el momento en que oí la noticia y me hacía,con desesperación,las mismas preguntas que tú.Cuando dijeron que el tiempo había empeorado sentía una especie de angustia pensando en ese chico y en su helada y altísima soledad.Cuánto sufrimiento para él y su familia,qué desesperación.
Aunque me gusta la escalada,nunca la he practicado,pero soy enamorada de la montaña desde que era niña y aún ahora sigo practicando montañismo cuando puedo.Me sensibiliza mucho todo lo relacionado con ella.
Ha sido escandoloso que hayan tardado tanto en reaccionar nuestros políticos mientras una vida joven permanecía allí,atrapada.
José Luis Muñoz ha dicho que…
Sí, en este caso ha existido una escandalosa indiferencia informativa. Una persona se estaba muriendo en esa alejada montaña de Pakistán y la información era escasa, nada relevante, cuando era una dramática lucha contrarreloj en la que cada hora que se perdía era vital para Óscar. La actitud del gobierno, vergonzosa y torpe. Un desastre.
Por la montaña, como me ocurre con el mar, siento un enorme respeto. Ambos me gustan mucho, disfruto de ellos, pero procuro no arriesgar más de lo necesario. La escalada, por lo que sé, es una adicción peligrosisima que suele acabar, cuando no se abandona a tiempo, en el vacío.
Gracias por tu comentario
Es sobrecogedor leer lo que se ha leído estos días sobre este tema. sin embargo creo que es aun más terrible todo aquello que no se ha dicho en voz alta y reflejas en tu blog. Un beso
José Luis Muñoz ha dicho que…
Gracias, Morgana. Esta es una historia que, no sé por qué, he vivido como propia y, como tal, me ha indignado por la lentitud del fallido rescate. Quedará la duda de si se hizo lo suficiente para salvar a Óscar Pérez.
Margarita ha dicho que…
He estado dudando sobre hacerte llegar mi comentario pues en la mayoría de tus escritos estoy totalmente de acuerdo y quizás por una mezcla de pereza y vergüenza nunca te lo he hecho llegar. Dicho esto a modo de disculpa, no coincido en tu planteamiento, creo que la difusión ha sido potente tanto en prensa como en TV. En cuanto a tu indignación por la falta de apoyo para el rescate creo que es un asunto complejo. Hoy (domingo) en El Pais hablan del tema y detellan las dificultades. Por mi parte, no puedo dejar de pensar que quien practica un deporte de altísimo riesgo lo sabe y lo debe asumir.
Con cariño,
Anónimo ha dicho que…
Hola Jose Luis!!
Chapeaux por tu artículo!! es alucinante la agonía que ha tenido que vivir este estupendísimo montañero!! porque seguro que lo era !! que pena que ésta sociedad esté mucho mas pendiente de lo que hace el vecino que de lo realmente importante!!
Que fotografía la ultima que muestras de Oscar...la mirada lo d8ice todo!!

bs
Susana Alvarez
José Luis Muñoz ha dicho que…
Hola, Margarita.
Lamento no haber comprado hoy El País, porque seguro que debe llevar mucha información sobre el caso, y procuraré leerlo por Internet. Yo lo he seguido desde el primer momento, a través de la prensa y los medios, y creo que hubo una falta de reflejos y una demora que, para estos casos, es letal. Claro que era muy complejo, por la distancia, por la aclimatación de los rescatadores, por tratarse de un país en guerra, por lo inaccesible de la repisa en donde quedó.
Hay miles de muertes anónimas cada día, en guerras y en conflictos, es cierto, y son personas que no querían arriesgar sus vidas, como sí la quiso arriesgar Oscar Pérez y los que, como él, practican la escalada y son conscientes del enorme riesgo que corren, pero la diferencia es que Óscar Pérez tuvo el privilegio de tener nombre y cara, y nosotros de soñar un imposible rescate.
Besos y muchas gracias por tu comentario
José Luis Muñoz ha dicho que…
Pues sí, Susana. A mí esa mirada me sobrecogió desde el primer momento. Parecen barruntar ambos la tragedia. Arriesgaron mucho y perdieron. Quizá mi empatía hacia todo aquel que ama la montaña me han sensibilizado con este drama.
Ada ha dicho que…
A veces, cuando amamos algo o a alguien con mucha fuerza, cuando no queremos que se vaya y desaparezca... parece que no se hace todo lo que se debería hacer, y que lo que se hace es a destiempo, incorrecto, mal organizado. Creo que esa mirada muestra que la montaña y él jamás se separarian, y que los accidentes duelen y quizá se hubiera podido evitar, pero morir allí arriba quizá sea el 'sueño secreto' de algunos montañeros...
Saludos
José Luis Muñoz ha dicho que…
De acuerdo contigo,Ada. El montañero va una y otra vez a la montaña, y seguro que el compañero de Óscar Pérez, a pesar de su terrible experiencia, volverá. Es una afición que acaba matando al que no se retira a tiempo. Oscar murió muy joven y en unas condiciones terribles.
Gracias por tu comentario
Sílice ha dicho que…
No sé qué podría decir, que no se haya dicho ya, la muerte de una persona joven siempre es un drama, se le de publicidad o no. Y siempre hay familiares que sufren, aunque por supuesto la incertidumbre cuando se mezcla con la esperanza es un sentimiento desolador. Y la impotencia de unos padres de no poder hacer nada...
Por otro lado ocurren esas cosas tan dramáticas a cada instante, en cada segundo. Siempre está muriendo gente inocente, jóvenes y viejos...y no podemos evitarlo. La mayor parte de las veces no nos enteramos. Y así es la vida.
Por otro lado tenemos todo el derecho de decir lo que nos parece mal y/o lo que creemos que no se ha hecho bien o que a nosotros no nos ha parecido suficiente. Tenemos todo el derecho, sí señor...

Un abrazo, José Luis.

Inma
José Luis Muñoz ha dicho que…
Muchas gracias por tu comentario, Inma. Imagino que ese caso lo he vivido de una forma más próxima por cuestión de empatia con ese muchacho. Me apasiona la montaña, aunque no arriesgar la vida en ella. Las circunstancias de su muerte han sido extraordinariamente dramáticas. No tenia lesiones importantes. Si hubiera escalado una montaña de Europa y hubiera tenido ese percance quizá se habría salvado. Aquí en España los bomberos realizan unos rescates increíbles en la alta montaña jugándose el pellejo. Pero Oscar lo tuvo todo en contra, incluida la burocracia y la extrema lentitud de su operación de rescate fallida. No descarto novelarlo.
Un abrazo y espero que hayas tenido un verano estupendo