Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2009

LOS REPORTAJES DE GQ

Imagen
Una de las secuencias más impactantes del “Drácula” de Ford Coppola nos muestra a Gary Oldman pasándose el filo de un afilado cuchillo ensangrentado por la boca, rozando su lengua. Años antes Polanski se había reservado un pequeño papel en su película “Chinatown” para rajar el orificio de la nariz de Jack Nicholson. Son imágenes impactantes, pero que no llegan a desbancar a la navaja sajando el ojo de la muchacha en “El perro andaluz” de Buñuel, ante la que es difícil mantener el ojo abierto sin sentir un escalofrío, como si el ojo de la pantalla fuera el propio. Ejemplos de la fascinación, y el horror, que nos produce el cuchillo y sus variantes. Pero viene de lejos.
En “El carro de heno” de Hieronymus Bosch destaca una figura que degüella a su víctima caída que nos obliga a contener el aliento. En “El triunfo de la muerte” de Brueghel El Viejo un ejército de esqueletos pasa a cuchillo a los vivos. El pintor romántico Eugene Delacroix nos muestra en “La muerte de Sardanápalo” al monar…

LA FIRMA INVITADA

Imagen
La Jornada, México D.F., 20.3.2005
MANERAS DE RECORDAR A SUSAN SONTAG

por Ricardo Bada


Tuvimos en Colonia a fines del 2004, en el Museo Ludwig, una exposición de sesenta cuadros de Edward Hopper que me dejó boquiabierto: ¿cómo es posible llegar a ser un tan gran artista sin pintar otra cosa que lo que veía? Pero la reflexión inmediata no era otra sino ésta: ¿De qué otro modo pintaron Velázquez, Goya, Rembrandt, Vermeer, Durero, Renoir?

El hecho de sobrevivir en Colonia y que la exposición Hopper fuese aquí, y que vinieran tantos amigos desde tantos lugares tan distintos y tan sólo para verla, se tradujo en que nolens volens también yo la gozase. Con harta suerte, porque la verdad es que acudí allí acompañando a una amiga argentina, tan sólo para dejarla en la cola, pero al darme cuenta de que excepcionalmente no había cola (¡éso es lo que llamo harta suerte!), entré con ella al sancta sanctorum.

Y fue bueno que así fuese porque me llamó la atención un hecho que nunca había percibido
a pesar…

PAISAJES

Imagen
ESPEJOS Y COCOTEROS,
CIVILIZACIÓN Y SELVA.José Luis Muñoz (texto y fotos)
Amanece en el Dowtown, el centro financiero de la ciudad, en donde los rascacielos de los hoteles compiten en belleza y altura con los de los bancos que aguantaron el embate de la crisis. Ya, a esa hora, el cromatismo del cielo resulta espectacular con esos tonos pastel que recupera, de nuevo, al atardecer. Silencioso, el bus monorraíl, emprende el rito de sus viajes periódicos por su entramado de puentes que surcan la ciudad y se entrecruzan con las numerosas autopistas.
Si tuviéramos que contabilizar los rascacielos de Miami nunca acabaríamos. Ni tampoco si nos dedicáramos a la tarea ingente de contar los cocoteros que invaden la ciudad. No digamos llevar un censo de multimillonarios en base a las elegantes villas o los espectaculares yates. Las hojas de palma se fusionan maravillosamente con las superficies espejeantes de los rascacielos. La naturaleza, en la ciudad, convive en armonía con la civilización que,…