EL RINCÓN DEL POETA

Ford Focus


Mi sexo como el mundo diluvia y tiene pájaros
Poema Tercero. Consumación
Eunice Odio

Tiene antorchas mi sexo que van cubiertas de rocío
y a veces quema y a veces cala como un témpano de brasas.
Tiene razones mi gruta para amarte aquí de nuevo,
para buscarte en las marismas de esta breve estancia
y adaptarse a ti, entre la oscuridad y el freno.

Acapara vivencias sin límites de velocidad,
acumula kilómetros de no pensar y no querer parar.
¿Dónde estará la señal refulgente?
¿Dónde el foco rojo que detenga el nirvana?

Bonnie and Clyde de atardeceres, forajidos,
rebeldes, que yacen sobre la angustia de ser descubiertos.
Advenedizos del placer, pérfidos sibaritas del deseo,
cuán poco nos queda de camino y cuánto de deshecho.

Atracada la moral, lo adecuado, lo cuerdo,
yendo por estas vías de sed y saliva
sin guías ni mapas,
abandonados a la quietud que se concede el justiciero.

Morirá lo nuestro, lo sé,
al huir de una emboscada mutua.
Y este Focus plata sólo será nuestro Getaway acribillado,
el testigo abstraído del entretejer de mis piernas con las tuyas,
el fútil cómplice de una ruta para siempre inalcanzable.

Muy pronto, lo presiento,
no me quedará mas que este vaivén aterciopelado.
Reclinados los poderes de tu cuerpo caliente,
agazapadas las travesías, llegada la hora de claudicar,
tras el dislocado retrovisor de la rutina, recordaremos
cómo el último esfuerzo para alcanzar el amor,
se nos quedó impregnado
en la tapicería de tu asiento trasero.

®Fátima Frutos

Fátima Frutos presenta en Madrid su premiado poemario De carne y hambre (Huerga y Fierro, 2009)

Comentarios