NEWS


LA FORTUNA DE GANAR EN FORTUNA
Hace unas semanas gané un misterioso premio literario. Eso me pasa por presentarme. La organización AT FONTES convoca anualmente su premio de narrativa y poesía. La condición es que el relato, o el poema, tiene que estar relacionado con la naturaleza. En Fortuna, cercano a Murcia, hay unos cuantos balnearios ─ reconozco mi aversión por ellos: me parecen clínicas, y lo son ─ y una cueva Negra que, desde el Neolítico, domina el llano. Si se creen que los grafiteros son de ahora, andan muy equivocados. Los romanos, en esa roca ahumada por las hogueras que encendían los pastores desde tiempos inmemoriales, ya escribían sus cositas. Hube de leer mi relato ante un atento auditorio, amenizado por piezas al contrabajo que una bella instrumentista nos regalaba en tan relajado y ancestral paraje. Por un momento parecía el escenario de un aquelarre, pero el aspecto pacífico de los que me acompañaron hasta la cueva me tranquilizó. Soplaba viento y había que estar en buena forma para no pegarse un leñazo al triscar por los alrededores de la oquedad. Lo mejor, como siempre, conocer a unos cuantos escritores con los que ya intercambio impresiones.

Comentarios