CINE

EL MÉDICO
Philip Stöltz
JOSÉ LUIS MUÑOZ en EL DESTILADOR CULTURAL




            Proceloso terreno éste, el de las adaptaciones al cine de obras literarias de mucha enjundia o éxito, como la que nos ocupa, el bestseller multimillonario, por royalties y lectores, de Noah Gordon, un escritor que no hace falta que se prodigue para vivir holgadamente de su oficio. Se suele decir que la adaptación cinematográfica es bastante peor que el libro, cosa que no siempre es cierta. Lo que el viento se llevó de Victor Flemingaunque por allí dejaron algunas secuencias George Cukor y Sam Woodes incluso mejor que la novela de Margaret Mitchel, autora de un solo libro; El padrino de Coppola eclipsó a la novela de Mario Puzzo; Blade Runner de Ridley Scott es tan potente como Sueñan los androides con ovejas eléctricas de Phillip K. Dick; La carretera de John Hillcoat no desmerece de la novela de Cormac McCarthy; nadie se acuerda de la novela que inspiró Sed de mal de Orson Welles, cogida al azar, según la leyenda, del quiosco de una estación de tren por el director. Además los escritores nunca suelen quedar muy contentos de las versiones cinematográficas que se hacen de sus librosel caso de Juan Marsé, que acaba peleándose virulentamente con todos los directores, es el más llamativo, pero este no es el caso de Noah Gordon, precisamente, al que, al parecer, le ha gustado la adaptación cinematográfica de su libro, algo ciertamente complicado y prueba de ello es que ha tardado muchos años en llegar, nada menos que veintisiete desde su publicación en 1986.  siga leyendo en EL DESTILADOR CULTURAL

Comentarios