CINE

EMPERADOR
Peter Webber
JOSÉ LUIS MUÑOZ en EL DESTILADOR CULTURAL



Hubo una época en el cine de Hollywood, imagino que por la moda del exotismo o porque algunos yanquis, con la invasión de Japón, se enamorarían de unas cuantas orientales, que causaban furor las películas en las que un occidental cortejaba a una oriental y el idilio no llegaba nunca a buen fin. ¿Racismo o infranqueables cuestiones culturales? A William Holden le debían ir ese tipo de papeles porque se enamoraba de Nancy Kwan en un Hong Kong de ensueño en El mundo de Suzie Wong, y reincidió con una improbable oriental que era Jennifer Jones la actriz de Duelo al sol tenía rasgos de todo menos de china, pero en aquella época hasta Marlon Brando o Mickey Rooney hacían de japonés en La colina del adiós, aunque en ninguna de las dos películas el chico acabara con la chica. Algo de esto hay, y además la época es la misma, en la última película de Peter Webber que tiene un conseguido aire retro y se rodó en Japón, incluso dentro del palacio imperial, y en Nueva Zelanda. siga leyendo en EL DESTILADOR CULTURAL

Comentarios