CINE

¿SON NECESARIOS LOS REMAKES?



            Por lo general no me gustan los remakes cinematográficos que, sobre todo, suelen decir mucho de la falta de imaginación de directores que vuelven sobre argumentos ya llevados anteriormente a la pantalla, y el ejemplo lo tenemos en el Hollywood actual incapaz de idear nuevas historias y regurgitando, con muy mala fortuna, éxitos del pasado: la infumable Gatsby, sin ir más lejos. Pero hay remakes que, incluso, han sido, a mi parecer, mejores que el original. Rebelión a bordo de Lewis Milestone me sigue gustando bastante más que la de Frank Lloyd de 1935; El cartero siempre llama dos veces de Bob Fosse es superior a la versión antigua de la novela de James Cain que hizo Tay Garnett a pesar de la malévola Lara Turner frente a la sexualidad explosiva de Jessica Lange; difícil dilucidar cuál es más estimulante, el Funny Games europeo o el rodado para el mercado anglosajón por el perturbador Michael Haneke. Todo esto viene a cuento de la nueva versión que hace poco se estrenó de uno de los clásicos del cine japonés. siga leyendo en CULTURAMAS

Comentarios