SOCIEDAD

NACIONAL 340

Nunca es tarde para comprobar el sistema viario público de Cataluña. Ayer, sin ir más lejos, mientras regresaba de Vallderrobres, después de firmar algunos libros en la emblemática librería de Octavi Serret, gurú literario de la comarca de la Matarraña. No sé qué razón me impelió a programar el GPS y ordenarle que obviara todos los peajes hasta Barcelona desde ese punto de Aragón fronterizo con Cataluña. El resultado fue una especie de Vía Crucis en el que yo, como todos los automovilistas afectados por la crisis o que sencillamente no les da la gana de pagar peajes en autovías que deberían ser públicas, se arriesgan el físico.

Comentarios