CINE

LEVIATÁN
Andrei Zvyagintsev


         El esqueleto blanqueado de una ballena varada sirve al director ruso Andrei Zvyagintsev para subrayar el paisaje desolador en el que desarrolla su drama con tinten bíblicos y religiosos. El monstruo, vivo, que se sumerge en las aguas frías y revueltas del mar de Barents, fija también la atención de Liya (Elena Lyadova), la protagonista femenina de Leviatán desde un acantilado batido por las olas. El Leviatán bíblico del que habla el Génesis, un monstruo marino en el que muchos creen ver al diablo, es una presencia del que habla, en un momento determinado de la película, el pope del pueblo costero en el que se desarrolla la acción. El Leviatán del que nos habla el director ruso es su propio sistema político y social, un monstruo que devora a sus ciudadanos y está corrompido hasta el tuétano aunque lo bendiga la iglesia.

Comentarios