LOS PERFILES DE PLAYBOY



Hannibal se la quiso comer. ¿A qué debe saber la pelirroja más sexy de Hollywood? Pues a mujer segura, sensual e inteligente.

Nadie le niega a esta pelirroja diminuta de original físico y con el aspecto de sudar camisetas haciendo footing el que se haya currado su destino. Julie Smith - su verdadero nombre - vino al mundo el 30 de diciembre de 1960 en Boston, en cuya universidad se graduó en Bellas Artes, y trabajó durante años en televisión, desde 1985 a 1992, antes de acceder al cine. Su buen hacer en una comedia matrimonial desenfada, “Nueve meses”, en la que le daba replica Hugh Grant, y en “El fugitivo”, junto a Harrison Ford y Tommy Lee Jones, hizo que se fijara en ella Steven Spielberg.


UNA BELLEZA VERSÁTIL
No lo tuvo nada fácil para entrar en un reino que casi siempre se ha rendido a las rubias de pechos explosivos y labios reventones; ella ni lo uno, ni lo otro. ¿Sus armas? Un talento de caballo y una versatilidad que le posibilita funcionar en cualquier género.
No es especialmente guapa, al menos no a la manera clásica. Tiene muy bonitos ojos verdes de dulce mirada - sin duda, su activo físico más notable -, delgada nariz de original perfil, labios proclives a la sonrisa por los que asoma, cuando la carcajada los destensa, dentadura amenazadora acorde con la fortaleza de su ancha mandíbula, y una cabellera de fuego que enmarca un cutis suave y pálido salpicado de pecas infantiles que recubre una cara de arriesgados volúmenes óseos, bastante más ancha de lo que recomiendan los cánones de belleza. Bien mirada, parece una niña recién salida de la escuela que haya dejado colgada su falda escocesa detrás de la puerta. Pero las apariencias engañan: las pecas de su cara no hacen prever los sensuales pechos que coronan su torso recio.

LA BLANCA PIEL DE LA PELIRROJA
Su cabello rojizo apenas tiene precedentes en Hollywood, aunque si uno muy glorioso: Maureen O’Hara, una espléndida mujer de origen irlandés que compartía achuchones y besazos con John Wayne y de la que no veíamos más allá del tobillo. La Moore ha enseñado más, aunque no parece de esas chicas proclives a desnudarse si no lo exige perentoriamente el guión, lo que no impidió que los gamberros hermanos Coen consiguieran que lo hiciera en ese estupendo divertimento llamado “El gran Lewosbsky”, en la que interpretaba a una tal Maude que se balanceaba en un columpio tal como su madre la trajo al mundo. También fueron tórridas las escenas que interpretó en su papel de la tuberculosa Sarah, esposa infiel del pobre Stephen Rea, junto al siempre gélido Ralph Fiennes, alter ego del escritor Grahan Greene, en el excelente melodrama romántico del irlandés Neil Jordan “El fin del romance”, en donde estuvo muy entregada en sus actividades de cama con conmovedora pasión y exhibió sus encantos bajo las melodías de Michel Nyman sin necesidad de doble de cuerpo.



Parece una colegiala que ha dejado colgada su falda escocesa detrás de la puerta

LA BELLA Y LOS MONSTRUOS
Hay en la Moore cierta atracción morbosa hacia el gore y los monstruos. Gus Van Sant le dio el papel de Lila Crane en ese horror – no porque diera miedo, sino por malo - de remake – realmente era una fotocopia plano por plano - de la obra maestra de Alfred Hitchcook que llevó por nombre “Psycho”. Los dinosaurios agitaban la cabellera de fuego de la doctora Sarah Harding en “El mundo perdido” de Steven Spielberg. Y Anthony Hopkins, con mucho el monstruo más peligroso, estaba a un paso de comerse al agente del FBI Clarise Sterling en “Hannibal” de Tony Scott. Comprensible: el vestidito escotado de fiesta que se puso para cenar el cerebro de Ray Laiota era una directa incitación al canibalismo, aunque Hopkins ya se la hubiera merendado años atrás en “Sobrevivir a Picasso”, de James Ivory, en donde la pelirroja interpretaba a Dora Maar, una de las muchas amantes del pintor malagueño, del que hay quien asegura que era peor que el sibarita doctor caníbal.

EL TALENTO DE MS. MOORE
Fuera de bromas, Julianne Moore es una actriz fiel y terriblemente eficaz que repite con directores de prestigio. Con Robert Altman intervino en esa orgía de actores que fue “Vidas cruzadas” y en la divertida “Cookie’s fortune”. Con el joven genio Paul Thomas Anderson fue la Amber Wabes de “Boggie nights”, dando la réplica al mítico astro del cine porno John Holmes – Mister 35 cm.-, fallecido después de hundir su lanza en 14.000 damiselas, al que en una de las escenas, cuando está en plena faena ante un equipo de rodaje mudo por la intensidad de su interpretación, le sugiere a que cuando llegue el momento se corra sobre sus tetas, y es la esposa que se debate como una leona contra los mediocres farmacéuticos que le niegan una droga para su moribundo esposo Jason Robards – que realmente se estaba muriendo de cáncer, como en la película, por lo que el film fue sin duda un ensayo de su último acto – en la maravillosa “Magnolia”, sin duda la película en la que esta pelirroja estuvo más a la altura de su encendida cabellera.

CONFIDENCIAL.
Nombre completo: Julie Smith. Lugar y fecha de nacimiento: 30/12/60, en Boston, Massachussets. Medidas y peso: se desconocen. Relaciones conocidas: John Gould Rubin, un actor de estar por casa. Hijos: Caleb, nacido el 4/12/97. Padre: juez militar. Madre: psiquiatra. Infancia: Vivió hasta en doce localidades distintas. Se pirra por los helados, pero por lo que se ve no afectan a su físico. Perdió la inocencia visionando con su noviete la película “El exorcista” en un drive-in cuando tenía sólo 15 abriles, que ya son ganas.

DÓNDE VERLA
La presencia de Julianne Moore en la Red es apabullante: 1280 sites. Su web oficial es www.julianne-moore.com, con buenas fotos. Y, por supuesto, en sus películas:
The hand that Rocks the Gradle (1992), The Gun in Betty Lov’s Handbag (1992), Body of Evidence (1993), Benny & Joon (1993), El fugitivo (1993), Vidas cruzadas (1993), Vanya en la calle 42 (1994), Roomates (1995), Sobrevivir a Picasso (1996), El mundo perdido (1997), The Mit. of Fingerprints (1997), Boggie Nights (1997), El gran Lebowski (1998), Chicago Cab (1998), Mi amante ideal (1999), Cookie’s Fortune (1998), Psycho (1998), El fin del romance (2000), The Ladies Man (2001), Evolution (2001), Hannibal (2001), The Shipping News (2001).

DE SU BOCA
“Durante el rodaje de “Hannibal” me di cuenta que tenía fobia a las vacas. Las veía ahí, tan quietas, tan grandes, mirándome fijamente, sin saber realmente que es lo que estarían pensando”
“Me molesta trabajar con actores que se cohíben ante el contacto: Tócame o haz ver que me tocas, pero déjame sentir que estoy en tu mente”
“Supongo que como todo el mundo siento esa fascinación-repulsión hacia los seres monstruosos”.
“A la hora de hacer una película no tengo problemas en simular un acento; lo que realmente me cuesta es empuñar un arma: las odio, siento auténtico pánico hacia ellas”.
“.Mi comida favorita es el helado. Me cuesta mucho resistirme a ellos”
“Me gusta que me asusten. Me gustan las películas de terror. Las de tema diabólico. Adoro “La Semilla del Diablo”. Es el manual perfecto de lo que debería ser una película de horror”.
JOSÉ LUIS MUÑOZ

Comentarios

Me encanta esta actriz! Todavía no me explico como no fue para ella el "OSCAR" de LAS HORAS. Se lo dieron a Nicole Kidman, simplemente por afearse, y la que hace un trabajo fantástico, casi sin palabras, es ella como la madre "errática"que abandona a su hijo. Así que no puedo estar más de acuerdo con todo lo que cuentas. Además, muy interesante.
Un abrazo
José Luis Muñoz ha dicho que…
Pues en efecto es una de las mejores actrices que hay. A mí me conmovió su interpretación en Magnolia.