SOCIEDAD

UTOPÍA
 

Las recientes elecciones europeas en España han sido un revulsivo social u político. Los partidos tradicionales de la derecha y la izquierda, el PP y el PSOE, han sufrido una convulsión con su sangría de votos que han ido, mayoritariamente, hacia otra izquierda. La monarquía, por temor a unas próximas elecciones con un resultado más adverso para sus intereses, ha acelerado su proceso de renovación y Juan Carlos ha pasado de ser rey a ciudadano. Los politólogos no acaban de comprender el fenómeno político mediático de estas elecciones. El voto de la rabia y de la indignación. El voto del asco hacia las artríticas instituciones del estado. Podemos. Un movimiento, que no partido, nacido de la protesta del 15M, con un presupuesto inferior a los 200.000 euros y una campaña centrada en la aparición de su líder en los platós televisivos, ha obtenido la nada despreciable cifra de 1.250.000 votantes, cinco diputados y convertirse en la cuarta fuerza política de España. De la nada al todo.

Comentarios