SOCIEDAD

22 DÍAS


Recordemos cómo eran nuestros hijos, o nuestros nietos, con 22 días. Lo pequeños, inocentes y vulnerables que eran. Pues bien, la última víctima de esa práctica tan habitual como criminal llamada desahucioporque dejar a una familia en la calle porque lo han perdido todo y hacerles que pierdan su casa es un crimenha sido un bebé de 22 días, acompañado de su madre que se recupera del parto, un niño de 9 años que se llevará a la tumba la tristeza infinita de este día grabado a fuego en su retina, otro de 3 y un padre pacífico e impotente que no sabe qué hacer con su familia salvo sumirse en la desesperación más absoluta. Para más inri, como si esos padres con sus tres hijos fueran peligrosos terroristas armados hasta los dientes, varias dotaciones de policías antidisturbiosque pagamos con nuestros impuestos, cumpliendo con su obligación, imagino que con náuseas en el estómago y ganas de dejar la placa y no decir nada de su heroica actuación a sus esposas e hijos que los esperan en casa, aporrean a los que intentan evitar que esa familia, y el bebé de 22 días, se vayan a la calle. 

Comentarios