EL GÉNERO POLICIACO TAMBIÉN ES UNA CAJA DE HERRAMIENTAS

ADN Cultura 13/06/2007
Matías Néspolo
El género negro, menor y desprestigiado hasta hace algunas décadas, ya no conoce fronteras. Cada vez son más los autores libres de prejuicios literarios que echan mano de sus recursos narrativos como si de una caja de herramientas se tratara. El ritmo, la estructura de la trama o el motor del enigma a desvelar se adaptan como un traje a medida para cualquier tipo de fiesta novelesca. Desde la ucronía fantásticas o alegórica, como es el caso del joven narrador vasco Harkaitz Cano con El filo de la hierba, hasta el trhiller político comprometido y de rabiosa actualidad, como sucede con La caraqueña del Maní, de José Luis Muñoz, novela ganadora del Premio Ciudad de Palma en su última edición.

Incluso autores consagrados como el prestigioso editor John Banville, no se resiste a ensayar sus pinitos policíacos con el secreto de Christine. Aunque el pudoroso irlandés se oculta tras un seudónimo, se sirve del género como laboratorio narrativo para explorar la historia social de su ciudad, Dublín.

Por lo general de la novela se ocupan profesionales como el escocés Craig Russel, que ahora regresa con un nuevo caso del comisario Fabel. Pero los experimentos ocasionales también dan sus buenos frutos.


"LA CARAQUEÑA DEL MANÍ"
JOSÉ LUIS MUÑOZ /Algaida
Un ex miembro de la banda terrorista ETA disfruta de un dorado exilio caraqueño, cuando le visitan sus antiguos camaradas dispuestos a reincorporarlo a la lucha armada. Contundente mezcla de thriller político y novela policial.
Para comprar clique aquí:

Comentarios