EL APUNTE



EL CUERPO DEL DELITO


El País exhuma la transcripción de las conversaciones secretas - nunca hay secretos, siempre hay gargantas profundas dispuestas a desvelarlos - entre el anterior presidente de nuestro gobierno, José María Aznar, y el todopoderoso amo del mundo George W. Bush. Ninguna sorpresa - dentro de unos años nos dirán exactamente cómo asesinaron a Arafat - sobre lo que ya sospechábamos. La invasión de Irak estaba planificada antes del 11S - el atentado de las Torres Gemelas le vino de perlas a la administración norteamericana para echarle las culpas a Sadam -, las resoluciones de la ONU les importaba un carajo y el papel irrelevante de nuestro ex presidente, que habla catalán en la intimidad e inglés en la universidad de Georgetown, se iba a limitar simplemente a actuar en el sainete de la ONU para marear la perdiz con el cuento de las armas de destrucción masiva que todo el mundo sabía que no existían. Seguramente George W. Bush le disputará a Richard Nixon el título de peor presidente de la historia de los Estados Unidos y José María Aznar será arrinconado en el baúl de nuestra historia, al lado de Fernando VII, como el mandatario que supeditó sus intereses personales - foto de las Azores, las piernas sobre la mesa del amo del mundo, sus chistosas intervenciones universitarias en Estados Unidos, consejero del grupo Murdoch, etc, etc. - a los nacionales.

Comentarios