LA PELÍCULA

CHLOÉ
Atom Egoyan
El canadiense de origen armenio Atom Egoyan, da un pequeño salto hacía lo comercial, dentro de una carrera alejada de los circuitos convencionales, con este thriller erótico protagonizado por Liam Neeson y Julianne Moore.Chloe se enmarca dentro de esa corriente de thrillers con femme fatale desencadenante que tuvo un breve período de ebullición a mediados de los 90’s, con Linda Fiorentino de repentina musa. Aquí este papel recae en la bella joven Amanda Seyfred, interpretando a Chloe; una prostituta de lujo que contrata Catherine (Julianne Moore) para poner fin a las dudas sobre las infidelidades de su marido. Esa decisión no sólo hace tambalear el matrimonio sino que provoca un hostil acercamiento de Chloe a la familia de Catherine.Partiendo de planteamiento un tanto increíble, Egoyan consigue mantener la atención del espectador mediante un envoltorio consistente (se desenvuelve muy bien introduciendo dosis de erotismo en el relato) y un tempo muy adecuado a las los lazos de desconfianza, pasión y amor con los que se teje la historia. Si bien es verdad que el guión es muy tramposo, dirigiendo intencionadamente las intuiciones del espectador, y algo previsible, también es verdad que guarda algún giro sorprendente hacía su desenlace.El director de Exótica no termina de profundizar (o bien no quiere hacerlo) en la personalidad de la sufridora Catherine . En ese sentido opta por dejar que el espectador determine cuáles son las verdaderas fuerzas centrífugas de este personaje, y con ello, reina el desconcierto. La película merece un visionado, pese a sus defectos (situaciones inverosímiles, guión engañoso, algunas interpretaciones fuera de lugar) que no superan a sus virtudes. Chloe queda de esta forma como una buena cinta de un subgénero del thriller en desuso durante los últimos tiempos.
Marc Muñoz

Comentarios