CINE

Crónica desde el festival de San Sebastián
PÁGINAS VERGONZOSAS DE NUESTRA HISTORIA, UNA HILARANTE MUESTRA DE HUMOR NEGRO, GORE COREANO DE CALIDAD Y UN PASEO POR LOS SÓTANOS AUSTRIACOS
Banda de chicas


Más adolescentes inadaptados y violentos. Una plaga si atendemos la cantidad de películas que tratan el tema presentes en el Festival. Bande de filles, que se proyecta en la sección Perlas, es desoladora y no porque sea una película especialmente dura a nivel visual. Una chica negra maltratada en su casa por su hermano mayor, que asume el rol de padre, habitante del inhóspito banlieue, decide unirse a una banda de chicas de su mismo color, unas chonis poligoneras de ascendencia africana, que se dedican a pelearse con otras bandas y a pequeños hurtos cuando por su mal expediente académico se le cierran las puertas para seguir con sus estudios. Celine Sciamma (Pontoise, 1980) retrata ese grupo salvaje femenino con sumo cariñolas chicas, además de encanto, derrochan simpatía y comunican bienpero no le da ninguna esperanza de rehabilitación. Lejos de reivindicar un cambio social o buscar un culpable a su situación, esas muchachas marginales lo único que buscan es ropa cara, maquillaje, alojarse en lujosos hoteles con las ganancias de lo que roban y tener un chico que las proteja: unas jóvenes airadas de lo más convencionales. Banda de chicas es un retrato de esos suburbios infectos, colmenas de inmigrantes recluidos en guetos perfectamente separados que, de cuando en cuando, crean problemas e incendian las periferias de las grandes ciudades en estallidos de rabia incontrolados. Un grave problema de integración sociocultural que tiene Francia en sus entrañas.

Comentarios