CINE

2 FRANCOS, 40 PESETAS
Carlos Iglesias



Nunca segundas partes fueron buenas, cierto, pero tampoco tan malas, y es una verdadera lástima porque la ópera prima de Carlos Iglesias, un actor cómico de recorrido televisivo, Un franco, 14 pesetas, sobre su propia peripecia familiarel director/actor ponía en celuloide el drama de su padre que emigró a Suiza en tiempos del franquismo en un ajuste de cuentas sentimental con su progenitor que gozaba de una frescura poco habitual en un novato en las lides de la dirección, a la que siguió la más que correcta Ispassi sobre el drama de los niños enviados a Rusia durante la guerra civil, fue saludada muy positivamente por el público y la crítica.siga leyendo en EL COTIDIANO

Comentarios