SOCIEDAD

EL OSO

Muy de tarde en tarde el Valle, Arán en euskera, es noticia, aunque no le haga ninguna falta a ese territorio situado en una especie de nebulosa paisajística, al otro lado del Pirineo, rica en prados, bosques, ríos y lagos, mejor comunicada con Francia que con España, fronteriza con Huesca además de con el país vecino, con claras influencias euskaldunas en su cultura y en los topónimos, cantería lombarda en las espigados campanarios de sus iglesias románicas, huellas de guerrilleros y contrabandistas en sus caminos intrincados e insólita presencia entre los pobladores del apellido Madrid y España, que puede resultar muy extraña en el resto de Cataluña, pero es que Arán es eso, Arán, ni España, ni Francia, ni Cataluña, de la que pretende independizarse en el hipotético caso de que el principado lo haga. 
siga leyendo en EL COTIDIANO

Comentarios