SOCIEDAD

HAY QUE SALVAR A UN HOMBRE



Estados Unidos es un gran país, eso nadie lo duda, pero su sistema judicial es nefasto, eso tampoco lo duda nadie desde Europa, por ejemplo. En España admiramos de Estados Unidos el rigor con el que persigue los delitos económicos, y nos frotaríamos las manos viendo a una larga fila de banqueros y políticos corruptos entrando en prisión, pero sencillamente nos repugna que se siga aplicando la pena de muerte en este país que en otros muchos aspectos es un referente internacional. La pena de muerte es la forma más extrema de tortura, afirma Amnistía Internacional, y todavía hay una larga lista de países que la practican desoyendo a la comunidad internacional. EE.UU, por voluntad propia y de sus ciudadanos, está en ese selecto club del que forman parte Irán, China, Irak, Egipto y Japón, más un largo etcétera de países que se caracterizan por el poco respeto de los derechos humanos. Un país que sigue aplicando la ley del Talión, como si fuera la Sharia, en sus condenas a muerte, la última de ellas la de un mexicano con sus facultades mentales disminuidas, o que va a juzgar como adulto a un menor de edad detenido por apuñalar a compañeros suyos en una universidad, y lo declara así, sin sonrojo, tiene graves deficiencias democráticas a la hora de aplicar las leyes. 

Comentarios