EL LIBRO

RELATO SOÑADO
Compré el libro de Arthur Schnitzler años después de ver la película de Kubrick que se inspiró en él. Descansó años, olvidado en los anaqueles de mi librería, a la espera de su momento y, mientras, vi EYES WIDE SHUT muchas veces en su edición en DVD después de haberla visto en cine, porque el cine de Kubrick tiene esa rara cualidad de que crece a medida que se revisa. Finalmente lo leí y me sorprendió lo extraordinariamente fiel con el texto que había sido el director de LOLITA, hasta el punto de que la fascinante novela del autor austriaco parece su guión cinematográfico.

Schnitzler - habría qué analizar el porqué los escritores austriacos resultan tan atípicos, originales y polémicos en su forma y en su fondo, y me remito a Elfriede Jelinek y Thomas Bernahard -, en muy breves páginas, compone un relato inquietante del mundo de los sueños y los deseos sexuales que asaltan a un joven médico felizmente casado. Freud en estado puro. Como en la película de Kubrick, RELATO SOÑADO inquieta, produce desasosiego y interrelaciona Eros y Tanatos. Pero Schnitzler va todavía más lejos que Kubrick: el monólogo interior de su protagonista ante el cadáver desnudo de la muchacha que conoció en la orgía, edulcorado y acortado en la versión cinematográfica, es de una enorme crudeza y golpea al lector en las entrañas.

Comentarios