CINE

LA SAL DE LA TIERRA
Juliano Ribeiro Salgado
y Wim Wenders


La carrera de Wim Wenders (Dusseldorf, 1945) es un claro ejemplo de eclecticismo cinematográfico que va un poco en paralelo con la de su compatriota y colega Werner Herzog, dos de los máximos epígonos del nuevo cine alemán, respuesta teutona a la nouvelle vague, el free cinema, el cinema novo brasileiro o la Escuela de Barcelona, movimientos todos que intentaron insuflar nuevos aires al cine de su época. El nombre de Wim Wenders, cuya carrera alemana no motivó excesivo interés, al contrario de la de Werner Herzog, dio un giro ascendente a partir de las películas de su etapa americana, El amigo americano, una adaptación de una novela de Patricia Highsmith, y, sobre todo, Paris Texas, con guion de Sam Sephard, que supuso su consagración y sigue siendo una película de culto. La carrera de Wim Wenders ha seguido a lo largo de todos estos años alternando discretas películas de ficción, en solitario o en compañía de otros, con documentales, pero sin facturar ninguna obra notable. siga leyendo en TARÁNTULA

Comentarios