VIAJES

       Auschwitz, la puerta del infierno


El horror conradiano. Joseph Conrad no pudo imaginar más horror que el del Congo del rey Leopoldo que transcribió a El corazón de las tinieblas. El siglo XX fue el de los grandes genocidios. A pocos kilómetros de la idílica Cracovia, lo mejor del hombre, está lo más abyecto y cruel. Uno que somos siempre dos. O tres. 

Comentarios