VIAJES

Varsovia: de entre las ruinas

Cuatro horas de avión hacia el norte hace que las temperaturas se desplomen nada menos que 30 grados. El aeropuerto de Varsovia me recibe con niebla y frío. El termómetro no sube de dos grados mientras un autobús interurbano me lleva hacia el centro de la ciudad por un ambiente desolado y brumoso que anima a tomar una taza de chocolate caliente o refugiarse en una sala de cine.

Comentarios