CINE

52 FESTIVAL DE GIJÓN
CRÓNICA VII
Trap Street
Uno ya empieza a acusar el cansancio de los días a pesar de alojarse en un hotel de cinco estrellas regentado por dos buenos amigos, y poder  discutir con apasionamiento con el huésped cinéfilo, pues en eso del cine las pasiones, las filias y las fobias tienen más peso que en la literatura. Así es que al séptimo día del certamen no descanso y me encuentro más cansado, pero no por ello decido desengancharme de esa droga que es el cine y sin la que no creo que pudiera vivir, presente en mi vida desde que tuve uso de razón como válvula de escape de un mundo que no me gustaba o que me resultaba insuficiente. 
siga leyendo en EL DESTILADOR CULTURAL

Comentarios