CINE

52 FESTIVAL DE GIJÓN. CRÓNICA II
Fuego Jose Coronado

La presencia española en la 52 edición del festival de Gijón la encabeza un noir español, en un año de exaltación al género con El niño y La isla mínima,  cuyo responsable es Luis Marías y que aborda un tema tan candente como espinoso: ¿pueden perdonar las víctimas de ETA a los terroristas que les causaron daños irreparables? Se ha hecho, al socaire del doloroso fenómeno terrorista que ha sufrido nuestra sociedad, una serie de películas que van desde la maestría de Días contados de Imanol Uribe a la absoluta mediocridad de Manuel Gutiérrez Aragón en Todos estamos invitados, la película con la que se despidió del cine para pasarse a la literatura. En Fuego, Carlos Martínez (Jose Coronado) es un inspector de policía que lleva muerto hace doce años cuando una bomba lapa destinada a él acaba con la vida de su mujer y deja sin piernas a su hija, y durante ese lapso de tiempo de agonía absoluta su único alimento ha sido idear la venganza que apague el fuego que lo consume por dentro.
siga leyendo en EL DESTILADOR CULTURAL

Comentarios