VIAJES

             La Praga de Kafka y Kundera

Sigue sin llegar el otoño a Centroeuropa. En Praga hace calor y luce el sol. La ciudad acaba de despertar no bien me bajo del tren nocturno que me ha llevado de Cracovia a la capital de Chequia en algo más de 8 horas de traqueteo de vías que me lleva a otra época muy pretérita. El hotel Rott está muy céntrico y es uno de esos establecimientos con historia entre sus muros: una antigua fábrica reconvertida en establecimiento hotelero. 

Comentarios