EL LARGO ADIÓS

SIDNEY POLLACK
Murió Sidney Pollack, un director al que los puristas del séptimo arte seguramente calificarían como “un buen artesano”, pero que nos ha dejado en la retina películas tan maravillosas como DANZAD, DANZAD, MALDITOS, LOS TRES DÍAS DEL CÓNDOR, LAS AVENTURAS DE JEREMIAH JOHNSON ─ uno de los westerns más hermosos que he visto ─ y, por supuesto, MEMORIAS DE ÁFRICA. Un hombre dedicado al cine, polifacético en su relación a él ─ produjo películas tan importantes como SENTIDO Y SENSIBILIDAD de Ang Lee, o LOS FABULOSOS BAKERS BOYS; fue actor en MARIDOS Y MUJERES de Woody Allen y en EYES WIDE SHUT, el film póstumo de Kubrick ─ alguien que puso siempre su oficio en películas bellas o interesantes, que buceó en todos los géneros con más o menos fortuna ─ TOOTSIE, para mí, es una de las más flojas ─ y que puede considerarse el descubridor de Robert Redford, a quien dirigió en PROPIEDAD CONDENADA con Nathalie Wood, y con el que rodó luego tres películas. El cáncer se llevó por sorpresa a este cineasta fecundo y bueno.

Comentarios