LA PELICULA

ANTES QUE EL DIABLO

SEPA QUE HAS MUERTO

Sidney Lumet
Quién se acerque─ y desde aquí va mi recomendación a que lo hagan, porque no van a sentirse defraudados─, al último film del octogenario Sidney Lumet que, rodando, tiene más energías que un veinteañero, va a quedar entre sorprendido por un cine de primera clase y acongojado por un drama familiar de resonancias épicas y clásicas. Y para situarnos nada mejor que esa primera escena de sexo salvaje, antes de que salgan los títulos de crédito, a cargo de Andy (un inconmensurable Philip Seymour Hoffman) y su esposa Gina (nunca Marisa Tomei había estado tan arrebatadoramente sensual), nada gratuita, que indica al espectador por dónde van a ir los tiros y que Sidney Lumet, un realizador con pocas películas interesantes en su dilatada filmografía ─ Doce hombres sin piedad, El príncipe de la ciudad ─, caracterizada por una cierta grisura, está inspiradísimo y vital en esta cinta tan original como dura, tan brillante como profunda, que ahonda, como un afilado cuchillo, en las relaciones de familia.
Lo que empieza como un sencillo atraco a una joyería en un centro comercial de Wetchester, a las afueras de Nueva York, en el que no va a ver violencia, para el que se unen, por diferentes motivos, dos hermanos, el ejecutivo Andy, enganchado a las drogas ─ magníficos los encuentros con su camello andrógino, en el lujoso apartamento de Manhattan, para que le inyecte heroína ─ y poco escrupuloso en sus negocios ─ hay un agujero negro en su empresa que urge cubrir antes de que la auditoria lo descubra─, y su hermano Hank (un perfecto Ethan Hawke apocado y aterrorizado en todo el filme), humillado constantemente por su ex esposa e hija que le reprochan que no tenga dinero para pasarles la pensión, se complica hasta límites que ninguno de ellos consigue controlar y arrastra a una vorágine de violencia a dos individuos tan alejados del mundo de la delincuencia como ellos. Claro que en la mente tortuosa de Andy Hanson, el mayor de los hermanos, el dominante y, al mismo tiempo, rechazado, el golpe tiene una doble finalidad, además de la económica: vengarse de su padre, el propietario de la joyería, que siempre lo despreció. Y así este trhiller desbocado, que sigue rigurosamente una de las normas de oro del buen cine negro norteamericano, la estela del fatalismo, de que cuando las cosas empiezan mal irán a peor, indefectiblemente, acaba convirtiéndose en un implacable ajuste de cuentas familiar en el que la película de Lumet se sumerge sin concesiones para el espectador.
Llama la atención, aparte del guión maravillosamente escrito por Kelly Masterson, con personajes de carne y hueso perfectamente definidos, la estructura de la película, fragmentaria, asincrónica, escrita desde los puntos de vista de sus personajes, que el espectador, sin esfuerzo, va montando en su interior y, a medida que lo hace, calibra el alcance de esa historia que devora y deja un largo rastro de sangre. Y lo más terrible, o lo más fascinante, es que sus personajes, todos, son gente corriente, ciudadanos medios, de clase acomodada, que se dejan arrastrar por los acontecimientos y, una vez subidos a la montaña rusa, ya no pueden ya bajar.
Todos, absolutamente todos los actores, dan lo mejor de sí en registros absolutamente novedosos para ellos ─ la cara de Ethan Hawke cuando comprueba que el atraco se tuerce y hay violencia es de una enorme expresividad; el bondadoso aspecto de Philip Seymour Hoffman aún conmociona más cuando aprieta el gatillo ─ y corona la guinda de ese pastel interpretativo el veteranísimo Albert Finney, en el papel de ese padre duro, de mirada acerada, que explota de odio cuando el perista ─ otro magnífico secundario ─ le descubre quién está detrás del atraco a su joyería entregándole la tarjeta de visita que le dejó su hijo, uno de los momentos cumbres del film. JOSÉ LUIS MUÑOZ

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Вопрос:   Я надеюсь пообщаться с спокойной девушкой. Времени после занятий совсем не хватает, а в праздники обычно приходится тоже  работать. Вметро знакомиться не прилично.  Пока что на сайтах нахожу  как правило продажных девушек. Предложите вариант решения проблемы, пожалуйста. Заранее огромное спасибо ..