EL RINCÓN DEL POETA

La muerte de Jacinto
Francisco Acedo



A la eterna memoria de Toni Barroso

Jacinto, de improviso, debatido:
Apolo que le ofrece sus amores
y Céfiro, que juega divertido.

La carne, que ofrece resplandores,
y tienta con abiertos, vueltos ramos
placeres tornados en horrores.

Y sin saber, siquiera, dónde estamos,
el prado, que ahora verde se nos muestra,
se cubrirá de velos ya granados.

La jabalina -que hiere diestra-
acierta ya a Jacinto, tembloroso,
bello holocausto de hora siniestra.

Pero el llanto de tu Apolo amoroso
hace nacer esa flor primorosa
que encierra tu sueño barroso.

Y la vida a la muerte rebosa,
luchando abiertamente con el hado,
a quien vence la memoria hermosa.

Con tu recuerdo, en el alma, fijado,
te escribo, peregrino incomprendido,
tu atónito terceto encadenado.

Francisco Acedo es poeta y mantiene en la red la bitácora literaria IDEAS PEREGRINAS. http://www.franciscoacedo.blogspot.com/ "Escribo por los codos, hablo por los codos, aprendiz de mucho y maestro de nada, paradójico y algo heterodoxo, apasionado y desengañado al mismo tiempo, con los pies en la tierra y la cabeza en las nubes... en pocas palabras: uno entre tantos"

Comentarios