news

El mazo de la ira
Muchos nos metimos en la piel de Emilio G. el hombre del mazo, que tuvo suficientes agallas para destrozar una Herriko Taberna al ver su casa dinamitada por una bomba de ETA. Un aplauso generalizado para un hecho, en sí, incívico y reprobable pero tan comprensible, que salía de sus entrañas. Quizá habría otro clima si miles de Emilios, que se ha tenido que exiliar de su pueblo tras el mazazo, surgieran en el País Vasco, una sociedad atenazada por el miedo, el único lugar de la península adonde no ha llegado todavía la democracia, la gente que compra un periódico lo ha de esconder, nadie dice a quién ha votado y los temas políticos no entran en las conversaciones de calle. Aunque contra las cuerdas, los profesionales del miedo y el terror siguen enraízados en el tejido social de Euzkadi y ahí están las 100.000 papeletas en blanco que nadie debe ignorar. Décadas de mirar hacia otro lado, de silencios, de miedos más que justificados y el fracaso más rotundo de todos los gobiernos en sus intentos de aislar al terrorismo de una banda que tiene un amplio respaldo popular e incondicionales hasta la muerte, hacen de ese maravilloso rincón de la geografía ibérica un lugar único en el mundo por su irreductible violencia política.
Muchas cosas se hicieron mal, en el pasado, en Euskal Herría: la sangre y los muertos que costaron el izado de las ikurriñas, las torturas del cuartel de Intxaurrondo, las patadas en las puertas, la nefasta guerra sucia que emprendió el gobierno de Felipe González, y a todo ello se aferran los fascistas de los puños y las pistolas, reivindicando el pasado y negando un presente en el que no hay Intxaurrondo, ni guerra sucia y las ikurriñas ondean en todas las localidades.
En Catalunya, anticipándonos a EEUU que tienen a un Barack Hussein Obama, tenemos a un cordobés llamado José Montilla como President de la Generalitat y no pasa nada. ¿Aguantará la sociedad vasca un lehendakari que se llame López o le pondrá el PNV, el padre de esos hijos díscolos que queman autobuses y ponen dianas a los nombres, todas las zancadillas posibles? Pues mucho me temo que eso último es lo que pasará.


EL PP EN EL BUEN CAMINO
Parece que la nueva estrategia del PP del renovado Mariano Rajoy, que ha movido todas las fichas aznaristas incómodas de su partido y ha entendido, por fin, lo que es una oposición constructiva, está dando sus frutos para pesar del PSOE en donde empiezan a encenderse todas las alarmas. En Galicia una clara victoria, indiscutible, de Nuñez Feijoo ante un Touriño ensombrecido por cuatro años de gobierno que no parecen haber convencido a nadie, recupera para la derecha esa comunidad tan emblemática que no han sabido gestionar los socialistas en connivencia con los nacionalistas del BNG; en el país Vasco se preparan a aupar a la lehendekaritza a Patxi López y arañan, según las encuestas, al desgastado Chávez en Andalucía sin que les haga mella ese rosario de imputados en casos de corrupción que les crecen como enanos en Madrid y Valencia, sino todo lo contrario. Una hábil gestión de los escándalos de la Comunidad de Madrid ─ el del espionaje y el de la corrupción ─ le van a servir en bandeja de plata la cabeza de su enemiga ancestral Esperanza Aguirre. Lo de Valencia ya es mucho más complicado, porque Camps es amigo, pero si su delito se reduce a unos cuantos trajes, pues me parece una fruslería.
Malos vientos soplan para el PSOE envuelto en una crisis económica de dimensiones históricas que no ha hecho más que empezar y con la que tendrá que lidiar con todos los partidos políticos en el Congreso enfrente tras perder la alianza del PNV que no le va a perdonar bajarse del poder en Euzkadi. Sólo le falta la puntilla de las europeas que, presumiblemente, perderán.

UN CARTEL CALIENTE
Nunca un bolígrafo estuvo mejor acompañado, mejor sostenido, que éste del cartel que sirve de reclamo para un concurso de literatura erótica convocado en Venezuela al que, lamentablemente, no puedo presentarme por no ser venezolano. Dos magníficos y rotundos atributos femeninos, entre los que se encaja, animan a escribir a quienes plasman en el papel sus sueños húmedos y seguro que el jurado tendrá abundante material para elegir en ese país cuyo nombre rinde culto a Venus y está poblado por las muchachas más guapas del mundo y aprenden desde la cuna lo que es seducción femenina. Echa uno de menos premios como la Sonrisa Vertical, que mantiene su colección, aunque a medio gas, y colecciones eróticas como la Fuente de Jade que en su día lanzó Martinez Roca y puso al alcance de los aficionados un buen puñado de novelas de autores clásicos como Apollimaire, Restic Le Breton, etc, aunque anda la literatura que se publica, en general, bastante lubricada con un erotismo cada vez más explícito que hace innecesarias esas colecciones temáticas.


EL MOSSO ESCRITOR
No es el primer policía que se mete en la tarea de escribir. Todos recordamos a Tomás Salvador y hasta hubo uno que fue acreedor del premio Nadal. Pero sí es el primer mosso de esquadra, la policía autonómica de la Generalitat, que lo hace, y lo que he leído de la novela, el capítulo que me tocó comentar, me obliga a recomendarles este Códex 10 que Eduard Pascual publica en Roca Editorial. Parte él con una clara ventaja sobre todos los que nos metemos en el género de oídas y somos unos indocumentados ─ confieso que nunca pisé una comisaría de policía, ni con el franquismo, por suerte, ni me hice amigo de un policía o forense para escribir mis ocho novelas que se inscriben, más o menos, dentro del género negro ─, que escribe sobre lo que sabe, lo que le convierte en un peligroso competidor.
Uno se pregunta si se metió a mosso de esquadra para eso, para robar buenos argumentos de la realidad. Lo positivo es que ya tengo a alguien a quien preguntar cuando escriba la próxima y tenga alguna duda.


AL BASHIR

Buena noticia, en principio, que el TPI se decida a llevar a juicio al dictador genocida que reina en Sudán, al que se le responsabiliza, entre otras cosas, de la muerte de 300.000 civiles en Darfur, aunque la consecuencia inmediata haya sido la expulsión ipso acto de todas las ONG que intentaban paliar el desastre sobre el terreno. Una iniciativa, esta la del TPI, que queda ensombrecida por el doble rasero que siempre se sigue en todos los foros internacionales y lo complicado que va a ser cumplir la orden de arresto. Hay alguien, hoy retirado, que tiene sobre sus espaldas haber desencadenado una guerra que ha devastado un país, haberlo destrozado de arriba abajo, tras invadirlo con burdas mentiras, haberlo saqueado de sus riquezas, y haber colocado sobre ese erial a sus empresarios amigos para lucrarse desvergonzadamente con sus negocios privados. Ese individuo está localizado en un rancho de Texas con el honroso título de haber superado en ineptitud a Richard Nixon. No deseo otra cosa que el juez Baltasar Garzón ordena su caza y captura y también, de paso, del que siempre se vanaglorió de su amistad, lo siguió hasta el infierno y puso los pies sobre la mesa.

Comentarios