MI LIBRO

Unanimidad en la crítica sobre La Frontera Sur, ante la que no puedo ocultar mi satisfacción. Lilian Neuman en Cultura/s, el prestigioso suplemento literario artístico de La Vanguardia, José Luis Muñoz Díez, que no soy yo, en la revista digital Culturamas, y M. Villanova en Llegir en Cas d'incendi coinciden en recomendar mi novela.


UN MUNDO SIN LEY
Por Lilian Neuman Cultura/s La Vanguardia, número 415
José Luis Muñoz
La frontera sur
ALMUZARA
373 páginas
19,95 €
Lo mejor de esta novela negra es su mirada sobre una realidad dolorosa, en tiempos en que en Arizona se buscan formas cada vez más estrictas de cazar inmigrantes ilegales, y que los reportajes sobre la vigilada frontera entre EEUU y México suenan a legendaria novela negra. No es la primera vez que este escritor nacido en Salamanca, y con una prolífica obra negra, erótica y viajera a sus espaldas, dirige su mirada más allá del Atlántico. Lo hizo con Venezuela, describiendo la peligrosidad y el convulso ambiente de Caracas ─ La caraqueña del Maní ─ y lo hace ahora con idéntica fuerza y verdad.
Un vendedor de seguros de Los Ángeles, votante republicano, putero e hipócrita, se empecina con una prostituta de Tijuana. Pero no se trata ─ aunque así lo anuncie el texto de la contraportada ─ de la historia de una pasión difícil y peligrosa. Puede que Mike, el protagonista, no lo vea, pero el lector sí ve que esa muchachita sólo pone el cuerpo con la ilusión de que Mike la saque de allí y se la lleve a esa ilusión llamada sueño americano.
Muñoz no tiene gran simpatía por Mike, ni por sus vecinos con los que celebran barbacoas, ni por su frígida mujer. Se nota y es una pena. Quedan todos fijos, estáticos, en un retrato poco favorecedor.
El fuerte de este libro está a cuatro horas de Los Ángeles, ya en México y, exactamente, en Tijuana: allí el autor se luce enseñándonos un mundo sin ley que describe con brío, regulado por chulos, narcos y policías asociados, del que tantos, cada día, intentan huir aun a riesgo de que el desierto─o la policía de fronteras─los atrape.
Hay muchas escenas para recordar: la redada en un burdel para cazar unos narcos. El sucio y animado ambiente de este restaurante en donde Mike ve por primera vez a Carmela. El sangriento interrogatorio al jefe de la banda, cazado en aquel burdel. Hay que entender este mundo para contarlo: las mujeres que ejercen un negocio ilegal, pero que a la vez colaboran con las fuerzas del orden que debería desmantelarlo. Los cadáveres de prostitutas adolescentes, las fuerzas del orden metidas en el negocio de la droga y el chantaje. Entre ellos, un policía que, aunque imperdonable, carga sobre sus espaldas la tragedia de perdición y dolor que, tan fieramente, cuenta este libro.
************************************************************************
En esta entrada José Luis Muñoz Díez, guionista y ecritor, reseña la última obra de uno de los autores claves de la novela negra en nuestro pais, José Juis Muñoz.
Por José Luis Muñoz Díez.
La frontera sur. José Luis Muñoz. Almuzara. 376 páginas. 19, 95 euros.
La frontera sur (Almuzara 2010), de José Luis Muñoz, viene avalada por el cuarto premio internacional de novela negra Ciudad de Carmona. Con todos mis respetos a este galardón, que se va consolidando año tras año como un referente de la novela negra, Muñoz no necesita aval. La frontera sur es su decimoséptima obra publicada. Ha tocado varios géneros con éxito, así la literatura erótica le debe El pubis de vello rojo, Premio Sonrisa Vertical 1990, cuando este galardón, creado en 1977, era un gallardete de libertad izado por el gran Luis G. Berlanga. Una trilogía de novela histórica sobre el descubrimiento de América vista desde una mirada muy personal. Pero desde hace tiempo su afán está puesto en la novela negra, con títulos tan destacados como Lluvia de Níquel. Está introducción no es gratuita, quiero que el lector sepa que estamos hablando de un escritor de peso. Yo lo descubrí muy pronto y lo he seguido con interés, primero, por coincidir parte de mi nombre con el suyo, y, después, porque me interesó su obra. El por qué de esta atracción lo tengo claro: construye sus novelas con una solida carpintería, y La Frontera sur no podía ser una excepción. Consigue que todas las piezas ensamblen perfectamente y para quien haya leído a Muñoz no le puede pasar por alto la riqueza con la que dibuja a sus personajes, dando la sensación de haberlos habitado el mismo, por la calidad con la que describe sus sentimientos.
La peripecia de los personajes de La frontera sur la ubica en la frontera de Estados Unidos con México. Muchos dicen que son dos mundos diferentes, pero quienes conocemos la zona sabemos que eso es un tópico manoseado. La realidad es otra, un país se funde con otro con la misma naturalidad que el amarillo pasa a ser verde en una tabla de colores, del mismo modo que el tercer mundo y el primero, en esta era de globalización, conviven holgadamente dándose la espalda. El lugar elegido es idóneo para emplazar una ficción. Sus espejismos de luz, el polvo, una tierra dura y mágica en la que se puede enloquecer y confundir lo real con lo irreal. Un sol cruel que le da a todo valor de supervivencia al límite, como tan bien lo retrató San Pekinpah en Quiero la cabeza de de Alfredo García (1974). Y este marco, será el que embriagará a un viajante de comercio que vive su rutina en el sur de Estados Unidos, Miki Demon, cuando un día cruza la frontera física, y psicológica, y topa, en Tijuana, con una camarera llamada Carmela. La chica desarmará su vida enredándole en una historia de pasión, sudor y sangre que le abre una puerta a una existencia para él desconocida en la que, yo veo claro, no se ve envuelto sino que se brinda voluntario.
La historia se arma con elementos clásicos del género negro. Está la policía corrupta, violenta y sanguinaria, los fríos sicarios y los asesinos psicópatas.
Paco Ignacio Tabío –hijo- decía, en la última semana negra de Gijón, “se van a romper lanzas sobre las novelas light, que están haciendo estragos y es literatura chatarra”. Este no es el caso de José Luis Muñoz, él apuesta fuerte y sitúa su historia en el marco mexicano, donde ha floreciendo una literatura de denuncia, donde corrupción, violencia y política se confunden. Es curiosa la notoriedad que buscamos y lo poco que nos gusta pasar desapercibidos, porque tanto en esta literatura como en los narcocorridos sus protagonistas reales son los que más se complacen de ver sus desmadres, muertes y violencia por escrito o cantadas.
Podría citar varios nombres de buenos escritores embarcados en esta denuncia, pero esta reseña es para La frontera sur de José Luis Muñoz y los ejemplos sólo son para contextualizar y significar su apuesta y vigencia, pero quiero citar Charras de Hernán Lara Zavala. José Luis Muñoz aporta a este movimiento su experiencia y su buen hacer.
La frontera sur es una novela sólida y ojala le ocurra como a María Dolores Pradera a la que se reprochaba ir a México a cantar rancheras, pero como ella lo hacía tan bien y de un modo tan personal, como le ocurre a José Luis Muñoz, llenaba plazas estadios y coliseos.
*************************************************************************
'La Frontera Sur', José Luis Muñoz
Publicado por Llegir en cas d'incendi on 15:26 Comments: (0)
La Frontera Sur
José Luis Muñoz
Editorial Almuzara
1ª edición, marzo de 2010
Género: Novela Negra
373 páginas
ISBN: 978-84-92924-19-6

Si tapáramos del lomo y la cubierta el nombre del autor, y jugáramos a pronosticar qué escritor se esconde detrás de este libro, seguramente muchos no acertaríamos a adivinar que se trata de una novela escrita por el español José Luis Muñoz.

Este laureado y reconocido escritor ha creado una perfecta obra al más puro estilo norteamericano. Dos mundos diferentes entre sí, separados por una frontera que delimita el sur decadente de México, un lugar corrupto, pobre y sucio, del vecino rico del norte, Estados Unidos, un universo lleno de oportunidades y sueños, un paraíso brillante y esplendoroso. En realidad dos mundos con sus miserias y sus bajezas, dos hipocresías representadas por unos personajes calcados de los estereotipos más lacerados en la novela negra norteamericana.

El protagonista, un agente de seguros llamado Mike Demon, adúltero compulsivo, se adentra un día a las turbias calles de Tijuana en busca de esas juergas y “chamaquitas” de las que tanto ha oído hablar. Allí, en un restaurante de dudosa higiene, se enamora perdida y alocadamente de una de las cameras, Carmela, que hará que su vida y su tranquilidad sufra un giro drástico y dramático. Fred Vargas, el otro protagonista principal de la trama, es un corrupto policía de Tijuana, que no tiene reparos en hacer de su poder y posición una fuente de pingües beneficios. Mike Demon intenta sobrevivir al desastre y lo hace con pasmoso aplomo. Aunque el final se intuye desde mucho antes de la mitad del libro, la lectura del mismo y el interés de saber qué pasa, no decae con el paso de las hojas.

Corrupción, asesinatos, prostitución, miseria, engaño, amor descarado y peligroso, son los ingredientes que José Luis Muñoz ha utilizado para dar forma a La Frontera Sur (sin duda el lector se encontrará con todos estos ingredientes a lo largo de las más de trescientas cincuenta páginas); argamasa de elementos que ayudó a hacerle merecedor del IV Premio Internacional de Novela Negra Ciudad de Carmona que la editorial andaluza convoca cada año.

M. Villanova

Comentarios